Ideal

Vista de la fachada de la Catedral de Jaén, en la plaza de Santa María.
Vista de la fachada de la Catedral de Jaén, en la plaza de Santa María. / FRANCIS J. CANO

Tres años desde que la Unesco dijo no

  • Los argumentos de la negativa provocaron un aluvión de respuestas por parte de los investigadores jienenses, que los rebatieron uno a uno

Icomos dijo no. Se cumplen tres años desde que el Consejo Internacional de monumentos y sitios, organismo asesor de la Unesco, echó un jarro de agua fría sobre las aspiraciones de Jaén para conseguir que su Catedral fuera declarada Patrimonio de la Humanidad, como una extensión del Conjunto Monumental Renacentista de Úbeda y Baeza. Los expertos de Icomos, que unos meses antes, en octubre de 2013 habían visitado Jaén y examinado hasta el último detalle de a la seo jienense, elaboraron posteriormente un informe dando una serie de argumentos por los que no consideraban que la Catedral reuniera los méritos suficientes para ser Patrimonio de la Humanidad.

Esos argumentos provocaron un aluvión de respuestas por parte de los investigadores jienenses, que los rebatieron uno a uno. Pero eso fue más tarde, primero hay que recordar qué fue lo que nos dijeron.

La integridad o la falta de ella fue uno de los puntos con los que la comisión de Icomos argumentó su rechazo. La catedral de Jaén, según dijeron, fue construida en seis fases, y aunque viendo el trabajo ya completo puede parecer que responde a un plan unificado, «cada fase inevitablemente refleja su propio carácter, tendiendo un poco más hacia el barroco a partir de la fase tres». El informe describe detalles del altar, del coro y la balaustrada del coro que describe como «típicamente barroca», y se detiene en «numerosas muestras de ornamentación barroca». Señala incluso una fachada, la oeste, como «barroca» a secas.

«Icomos considera que la Catedral no mantiene la expresión de Renacimiento clásico que fue practicado por Vandelvira en su plan», fundamentalmente expresado en la sacristía y la sala capitular. Icomos también considera que la catedral exhibe «una evolución de las ideas del Renacimiento hasta el siglo XVIII».

Cuando los expertos analizan la «autenticidad» de la Catedral, en relación a su aportación al conjunto con Úbeda y Baeza, la conclusión es que no cumple los requisitos exigidos. «Solo una parte muy pequeña de la Catedral de Jaén, la sala capitular y la sacristía y la antesacristía expresan principios del Renacimiento». Esta afirmación supuso echar por tierra una de las principales bazas para conectar el templo jienense con los conjuntos de Úbeda y Baeza, cuya dualidad, complementariedad e incluso unidad llevaron a que fueran declarados por la Unesco en 2003 Patrimonio de la Humanidad.

Influencia internacional

El expediente con el que se presentó la candidatura de Jaén argumentaba que Andrés de Vandelvira fue uno de los principales arquitectos que contribuyeron a introducir el Renacimiento en España, que creó escuela y que la Catedral de Jaén está considerada su obra principal. Una obra clave para introducir las nuevas ideas artísticas que ya se ponían en práctica en Úbeda y Baeza, y que con los tratados del hijo de Vandelvira, Alonso de Vandelvira, tuvieron una influencia clave que se transmitió a las colonias españolas en América Latina. Sin embargo Icomos no encuentra probada esa influencia internacional. «No está probado que llegara a América ninguna copia de este trabajo -los tratados de Vandelvira padre e hijo- y su producción fue demasiado tardía para tener influencia directa en catedrales que se comenzaron a construir en la mitad del siglo XVI», dice el informe.

«Se dice que la Catedral de Jaén tuvo influencia en las catedrales americanas del primer Renacimiento», entre las que se cita las de Mérida, Puebla, Guadalajara, México , Cuzco y hasta La Habana. Sin embargo, Icomos advierte que «no hay evidencia de que un plan, o modelo u otra forma de descripción anterior a la de Juan de Aranda de 1642 fuera capaz de influir en las iglesias de América Latina, y los datos de construcción de las últimas fases de la catedral de Jaén son demasiado tardías para constituir un prototipo para los planes de construcción de la segunda mitad del siglo». Los expertos de Icomos más bien aprecian la influencia de la arquitectura del norte de Europa en las catedrales de las colonias de estilo renacentista. «La catedral de Jaén, renacentista y barroca, pudo influir en las catedrales posteriores, del siglo XVIII, como La Habana, pero la influencia también pudo llegar más fácilmente de otros ejemplos de América Latina que de la catedral de Jaén».

Icomos asegura que tras un análisis comparativo de las catedrales ya inscritas en la lista de Patrimonio Mundial, solo la de San Pedro en Roma representa un ejemplo de la arquitectura renacentista, y que el análisis comparativo no justifica la inclusión de la catedral de Jaén como se propone.

Los ponentes del informe de Icomos señalan que la inscripción de Úbeda y Baeza se focalizó en la complementariedad y la dualidad de las dos ciudades: los espacios públicos, eclesiásticos y educativos de Baeza y los palacios y monumentos aristocráticos de Úbeda, que conformaban un completo conjunto de arquitectura renacentista. La clave de la ampliación de la declaración a la catedral de Jaén estaba en Vandelvira, su contribución como introductor del Renacimiento y su influencia en América Latina. Icomos «considera que esta justificación no es apropiada porque mientras que la contribución de Vandelvira a la arquitectura del Renacimiento Español está fuera de toda discusión, parece que la difusión de esa contribución fue parte de una difusión general de la arquitectura española, que no puede ser directamente conectada con Andrés de Vandelvira y la catedral de Jaén».

Entorno

«Es difícil entender como la catedral de Jaén pudo ser un ejemplo a seguir en la América española cuando hasta la segunda mitad del siglo XVI no se construyó el presbiterio, el altares del siglo XVII y el coro del XVIII», añaden.

Tras su visita al templo, los expertos consideraron que la catedral de Jaén «no ha sufrido los efectos adversos del desarrollo o negligencia». Constataron que el inmueble «da a la plaza de Santa María en el casco antiguo de Jaén, que conserva su forma urbana, aunque los edificios alrededor de la plaza y en el entorno urbano en general datan de los siglos XIX y XX. La Catedral conserva su dominio sobre la ciudad y el paisaje circundante , actuando como contrapunto con el castillo en la cima de la colina de Santa Catalina». Sin embargo, en cuanto a la forma en que la propiedad extendida contribuye a la integridad del conjunto existente del Patrimonio Mundial, Icomos considera que la condición de integridad no se ha cumplido». En otra parte del informe se puede leer: «Los edificios que rodean a la Plaza de la Catedral no son de igual calidad arquitectónica de la Catedral por haber sido construidos en períodos posteriores , pero la morfología urbana se mantiene».

Amenazas

El informe indica que la Catedral está situada en el corazón del centro histórico de la ciudad, que está protegido como un conjunto histórico con una población de 23.401 habitantes (177/ha ). «De acuerdo con el expediente de la candidatura, no se planifican infraestructuras o edificios que impacten con la Catedral y el centro histórico no está sujeto a la presión del desarrollo. La contaminación atmosférica y de anidación de las aves han tenido un impacto en algunas partes del edificio. El primero está siendo abordado a través de políticas ambientales municipales (se ha restringido la circulación) y la segunda por las estrategias para controlar la población de aves. La vulnerabilidad sísmica ha sido mejorada derribando la mayor parte de los pináculos de mayor tamaño, con la inserción de varillas de acero inoxidable y el uso de materiales flexibles para las uniones de elementos. El número de visitantes, sobre todo desde el interior de la provincia o de otras cercanas era 32.652 en el año hasta marzo de 2011 y no constituye un problema».

Pero eso sí, Icomos señala que hay que mejorar «con carácter de urgencia» la protección contra el fuego, porque aunque sí se ha contemplado en la sustitución de parte de las vigas y hay un sistema de alarmas, «el cableado eléctrico aún no se ha completado y el cableado defectuoso puede constituir un peligro para la estructura» por el riesgo de incendios .

El costo de mantenimiento anual es de alrededor de 24.000 euros. Icomos señala que la protección legal del edificio es adecuada. «Icomos considera que mientras que las propiedad está bien mantenida, su gestión en general no está bien coordinada», dice el informe, que recomienda la creación de un organismo de gestión global.

Datos para recordar

La candidatura de Jaén fue incluida en la lista indicativa el 27 de enero de 2012. Se dio por recibido el expediente enviado desde Jaén el día 30 de enero de 2013, como una extensión de la serie 'Conjunto de monumentos renacentistas de Úbeda y Baeza', que fue inscrita tras la sesión del Comité de Patrimonio Mundial de 2003. El informe de Icomos aclara que para tomar la decisión una comisión técnica de Icomos visitó la ciudad del 27 al 30 de octubre de 2013. El informe desestimatorio se aprobó el día 6 de marzo de 2014. En Jaén se hizo pública esta decisión en el mes de mayo de ese año.

La comisión de Icomos que visitó Jaén estuvo formada por Víctor Fernández Salinas, profesor de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla, y el arquitecto francés Pierre-Yves Caillault, que fueron recibidos y acompañados durante su estancia en Jaén por la redactora del expediente de la Catedral, Rufina Fernández; el director conservador del inmueble, Pedro Salmerón; el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Jaén y especialista en la Catedral y Vandelvira, Pedro Galera Andreu, y el deán de la misma, Francisco Juan Martínez Rojas.

Todos ellos se esforzaron en explicar la continuidad de los conjuntos monumentales de Úbeda, Baeza y la Catedral de Jaén, ya que de entrada fue la principal duda planteada por los evaluadores.

Hay que recordar que el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco ya rechazó una primera vez la candidatura de la Catedral de Jaén. Fue en marzo de 2011 en la capital francesa, cuando fue presentada como modificación menor del conjunto de Úbeda y Baeza, que era la vía más rápida y fácil. Entonces, la propia Unesco propuso que se presentara como modificación mayor del bien ya declarado, dadas las características defendidas de la Catedral, como obra cumbre del arquitecto Andrés de Vandelvira y por su influencia en Iberoamérica.