Ideal

La 'Ley Mordaza' deja más de una multa al día por faltar al respeto a un agente

  • En la provincia se registraron el pasado año 468 de estas infracciones, con sanciones que van de los 100 a 600 euros

El pasado fin de semana tres hombres fueron detenidos en Jaén capital en dos intervenciones por supuestamente causar alteración grave del orden público, además de por delitos de atentados a agentes de la autoridad. Llegaron a empujar fuertemente a uno de los agentes, según fuentes municipales, y a proferir «expresiones que faltaban al debido respeto e incluso intentó golpearlo con una botella». Fueron puestos a disposición judicial. Los insultos y faltas de respeto a la autoridad se engloban dentro de las sanciones de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana 4/2015, popularmente conocida como 'Ley Mordaza'. La provincia registró el pasado año un total de 3.549 sanciones por esta ley, según datos del Ministerio del Interior, superando a otras provincias andaluzas como Huelva o Córdoba. De estas, la mayoría por consumo o tenencia de estupefacientes en la vía pública, 468 fueron infracciones por faltar el respeto a un agente. Estas multas vienen contempladas en el artículo 37.4 de esta ley, consideradas leves, y se sancionadas con cantidades que oscilan entre 100 y 600 euros.

«Las faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad, cuando estas conductas no sean constitutivas de infracción penal». Este es el contenido del artículo 37.4 por el cual han sido sancionadas cientos de personas en territorio jienense.

La estadística del Ministerio señala, asimismo, que un total de 297 jienenses recibieron una sanción grave por alguno de estos motivos: «Causar desórdenes en las vías, espacios o establecimientos públicos, u obstaculizar la vía pública con mobiliario urbano, vehículos, contenedores, neumáticos u otros objetos, cuando en ambos casos se ocasione una alteración grave de la seguridad ciudadana», según el artículo 36.3.

O bien por el contenido del 36.6: «La desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación».

Por actos vandálicos

Los dos artículos mencionados son considerados como infracciones graves y las multas en función del grado oscilan entre los 600 y 30.000 euros. El mínimo comprenderá la multa de 601 a 10.400; el grado medio, de 10.401 a 20.200 euros, y el grado máximo, de 20.201 a 30.000 euros. El informe también pone de manifiesto que a lo largo de 2016 fueron sancionados en la provincia 28 personas por producir daños a bienes inmuebles tanto públicos como privados en la vía pública, es decir, los llamados actos vandálicos que tanto cuesta a las arcas públicas.

Por otro lado, un total de once sanciones fueron a parar a personas que fueron sorprendidas consumiendo alcohol en la vía pública, tal y como se contempla en el artículo 37.17. Cifra que ya se ha superado en 2017 después de que a principios de marzo se le aplicara a trece jóvenes que se encontraban en un parque en la calle Juan Eslava Galán. Cien euros para cada uno.

En el acta de denuncia consta como la infracción castigada «la permanencia y concentración de personas consumiendo bebidas, o realizando otras actividades que ponen en peligro la pacífica convivencia ciudadana fuera de las zonas habilitadas».