Ideal

Una pareja se fotografía ante la Catedral de Jaén.
Una pareja se fotografía ante la Catedral de Jaén. / MANUEL BÉJAR

Luz al final del túnel del turismo

  • El aumento de los viajeros se consolida en la provincia, donde los destinos estrella conviven con nuevas fórmulas

Se pueden degustar los mejores aceites rodeado de 66 millones de olivos, algo que no puede hacerse en ningún otro sitio del mundo. También se puede disfrutar del encanto de Úbeda y Baeza, ciudades Patrimonio de la Humanidad. O se pueden recorrer más de 100 kilómetros de vías verdes en un envidiable entorno. Todo esas posibilidades las ofrece una misma provincia, la de Jaén. Ahora, solo falta que el mundo lo sepa.

El turismo ha dejado de ser el 'talón de Aquiles' de la provincia, que ha visto consolidados varios de sus rincones más emblemáticos y, además, no ha dejado de apostar por nuevas fórmulas. En cuestión de datos, el camino no ha sido precisamente de rosas. Subimos, nos mantuvimos, caímos y volvimos a remontar. Las mejores cifras, allá por 2007, cuando aún no sonaba con toda su fuerza eso de la crisis económica. Las peores, en 2013, cuando esas palabras ya sí que eran bien conocidas. Ese fue, por el momento, el punto de inflexión a partir del cual los datos han ido mejorando. Las previsiones: que la cosa seguirá así, aunque hay que ser «prudentes».

Debemos remontarnos a 1999 para ver con más claridad cómo ha sido la evolución del turismo en la provincia. De 1999 a 2003, los viajeros que pasaban por aquí raramente superaban los 500.000-solo sucedió en 2001, con 516.233-. El resto de años, siempre por debajo, aunque cerca del medio millón. El primer punto de inflexión se produjo en 2004, que dio paso a unos años al alza en los que la 'peor' cifra se la llevaban los 524.706 viajeros de 2005. Un periodo que vio su punto más álgido en 2007, cuando se alcanzó la cifra récord de los últimos 18 años. 621.729 personas eligieron la provincia de Jaén como destino para sus días de vacaciones, algo que nunca más se ha vuelto a conseguir.

A partir de ahí, la crisis hizo mella en el territorio. De 2007 a 2008, cayeron en 87.070 hasta situarse en 534.659, cifras similares a 2004. Un dato que no dejó de empeorar en los cinco años siguientes. El peor dato de los últimos 18 años se produjo en 2013, cuando pasaron por la provincia 437.697 viajeros. A partir de ahí, la remontada ha sido ligera pero constante, y el año pasado se pudo superar por fin la barrera del medio millón, hasta alcanzar los 522.744 viajeros.

De 2017 solo existen datos hasta febrero. 60.416 personas son las que han pasado hasta el momento por la provincia. Aunque aún es pronto para saber cómo será el resto del año, por el momento las cifras son ligeramente mejores que en 2016, con 848 viajeros más, y bastante mejores que los últimos ocho años.

Si nos centramos en analizar los meses que los viajeros prefieren para visitar Jaén, no hay un denominador común en ninguno de los años, pero cabe destacar que los meses con el mayor número de viajeros nunca coinciden con los de verano. Suelen concentrarse en dos tandas: marzo, abril y mayo, por un lado, y octubre por otro. Podría decirse que el viajero se decanta por Jaén en primavera y otoño.

Un momento «interesante»

El vicepresidente segundo y diputado de Promoción y Turismo, Manuel Fernández indica que los datos de los últimos años revelan «que la crisis ha sido muy dura para la provincia, porque es un destino menos consolidado, con empresas más pequeñas y jóvenes», pero aún así admite que actualmente se vive «un momento interesante». «El turismo de interior está respondiendo muy bien a las peticiones del mercado. Han mejorado las infraestructuras turísticas y tanto la Diputación como la Junta han invertido en planes de desarrollo turístico. El complejo turístico y el barco del Tranco, por ejemplo, se construyó en años duros, y también se ha apostado por productos como la 'Ruta de los Castillos, las Batallas' o el 'Viaje al Tiempo de los Íberos' o el oleoturismo», añade Manuel Fernández.

El diputado de Turismo admite que son productos «sólidos y singulares que empiezan a generar interés». «Están funcionando bien. Es una apuesta importante y compleja, porque supone un cambio en la línea de negocio, decidiendo abrir una línea turística diferente. Hablamos de una generación habitualmente de jóvenes muy preparados y con las ideas claras. En el caso del oleoturismo, es un producto muy reciente, lleva cuatro o cinco años, pero en el que tenemos mucha esperanza», apostilla.

La delegada de Turismo, Cultura y Deporte de la Junta en Jaén, Pilar Salazar, se pronuncia en la misma línea, afirmando que en la provincia están mejorando los datos turísticos «por muchos factores, pero sobre todo porque tenemos la materia prima». «Son dos los pilares fundamentales. El primero, los parques naturales, con más de 300.000 hectáreas y con infraestructuras respetuosas con el medio ambiente. Por otro lado, el patrimonio cultural, con Úbeda y Baeza a la cabeza, pero con otros destinos que se van sumando también, como Cástulo. A todo esto se le une un sector con una oferta de alojamiento a la altura de la calidad de los atractivos mencionados», admite Pilar Salazar.

A pesar del intento por poner en conocimiento del mundo nuevas y originales formas de turismo, hay cosas que parece que nunca cambian. Las 'locomotoras' de la provincia se han consolidado estos años. Han sufrido la crisis, pero los viajeros siguen apostando fuertemente por Úbeda y Baeza (ciudades Patrimonio de la Humanidad) y por el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. «Siguen siendo las más demandadas, pero la cosa ha cambiado mucho en los últimos 10 años. Antes se hablaba de destinos, ahora de sensaciones, impresiones y emoción. Para este tipo de turismo más personalizado estamos muy bien preparados, ya que ofrecemos muchos espacios singulares y novedosos», manifiesta Manuel Fernández.

Esta opinión coincide con la de la delegada de Turismo, que admite que a los destinos ya consolidados «se le están incorporando otros, como Sierra Mágina». «La provincia tiene tres pilares y el turista que los visita luego vuelve a conocer el resto, porque le queda mucho por ver. Antes nos preocupaba dónde íbamos a ir, pero ahora pensamos primero en las sensaciones y luego en dónde nos alojamos, porque en Jaén hay una oferta de calidad que va desde campamentos hasta hoteles de cinco estrellas, todo de excelencia y calidad», apunta.

Las ferias nacionales e internacionales de turismo suponen un fuerte impulso para la provincia. «Tanto las dirigidas a empresas como las del público en general son interesantes. Por ejemplo, en Centro Europa la provincia se está marcando mucho como destino para largos viajes en bicicleta a través de nuestros senderos, hemos descubierto que es un tipo de turismo con muchas posibilidades», informan desde la Diputación provincial.

Por su parte, Pilar Salazar recalca que en Fitur, por ejemplo, «Andalucía y Jaén en concreto son de los más visitados». Uno de los puntos fuertes de la provincia, el turismo accesible. «Tenemos clarísimo que eliminar barreras es una oportunidad, un turismo accesible para gente con discapacidad. Jaén va a ser pionera en esto, con un esfuerzo porque destinos como Linares, Úbeda, Baeza o Cazorla sean accesibles. El sector está haciendo un esfuerzo importantísimo», apunta la delegada de Turismo.

Para dar a conocer estos y el resto de atractivos de la provincia, Salazar cree que hay que seguir apostando por las campañas de promoción, que «fidelizan», así como atraer a «más gente en las ferias, porque no está todo hecho». «La celebración del el 250 aniversario de las Nuevas Poblaciones puede ser muy interesante para el público alemán, por ejemplo. Otro mercado al que tenemos que abrirnos es Inglaterra. Debemos abrir nuevos nichos de mercado, podemos ofrecerles turismo cultural o de relajación, porque tenemos los mejores spas. Se nos abren muchísimas oportunidades y el empresariado es consciente», apostilla.

Precisamente el turismo que procede de fuera de España es el que siempre se ha resistido en la provincia. «Ahora parece que empieza a arrancar y debemos aprovecharlo. Es importante por ejemplo el Aeropuerto Granada-Jaén, en el que hemos generado tres destinos nuevos. Sería muy interesante contar con el turismo inglés, francés o alemán», recalca por su parte Manuel Fernández.

Consejo Provincial de Turismo

Con el fin de impulsar este y otros proyectos se ha creado recientemente el Consejo Provincial de Turismo, donde están representados la Diputación, Junta de Andalucía, ayuntamientos y representantes del sector turístico provincial. «El fin es trabajar juntos para aprovechar todas las oportunidades, como decidir cuál es la mejor línea de promoción para crear un destino lo más fuerte posible», apunta Manuel Fernández.

Pilar Salazar cree que en este consejo «no prima la parte política, porque es un camino para todos». «Tienen que diseñarse conjuntamente las líneas estratégicas provinciales, que harán que la marca 'Jaén, paraíso interior' nos represente y definamos una meta común», añade.

Por último, el diputado de Turismo también cree en la fuerza de la marca 'Jaén, paraíso interior', que este año celebra su 20 aniversario. «Cuando nació nadie diría que se convertiría en una marca turística y hoy en día sigue creciendo. Cuando fuimos el año pasado a París, por ejemplo, no se podían creer todo lo que teníamos. Allá donde vamos se sorprenden de nuestras posibilidades turísticas», manifiesta.