Ideal

Aumentan las quejas de los jienenses

Micrófono preparado para hablar ante una multitud.
Micrófono preparado para hablar ante una multitud. / IDEAL
  • El Defensor del Pueblo Andaluz recibe más reclamaciones: seis de cada diez por las políticas sociales

Más motivos para quejarse o menos ganas de quedarse con los brazos cruzados. Los jienenses protestaron más por vía oficial y Defensor del Pueblo Andaluz en el último año, según los datos extraídos del Informe Anual de la institución. El Defensor del Pueblo Andaluz ha recibido en 2016 un 15,7 por ciento más de quejas y consultas que en 2015, con Jesús Maeztu advirtiendo del «aumento» de la desigualdad social como uno de los legados de la crisis económica. En el caso de Jaén se iniciaron el pasado curso 265 quejas, por 225 de un año antes.

Los asuntos sociales, como el empleo, los servicios sociales, vivienda, educación y salud, fueron los que concentraron la mayor parte de las quejas que el Defensor del Pueblo Andaluz recibió desde la provincia de Jaén el pasado año, según el informe de esta institución. Prácticamente seis de cada diez fueron en este campo.

De ellas un 30% fueron por un mal uso de los servicios sociales, según los que realizaron la queja, un 27% por temas de vivienda (con las hipotecas como tema estrella), un 20% de empleo (tanto casos particulares como por procesos de oposición), un 20% por empleo, un 14% en Educación, un 8% en salud y 1% en igualdad de género.

Dentro de las políticas territoriales, las relacionadas con el Medio Ambiente, el 21% de Urbanismo, el 17% con transporte y tráfico, un 14% Cultura y Tic, 9% obras públicas y 5% Agricultura, Ganadería y Pesca. Jaén se encuentra por encima de su población (un 8% aproximadamente del conjunto de Andalucía) precisamente en este campo y por debajo en el resto.

Las quejas, eso sí, no tienen sexo, el 50% son de hombres y el 50 de mujeres. De entre los Ayuntamientos de la provincia, fue el de la capital, como corresponde a su mayor tamaño, el que tuvo más recursos. Así se recoge en la estadística que elabora este organismo, y que muestra que el año pasado 14 fueron en relación al Consistorio de Jaén. Lejos en cualquier caso de otros de capital de provincia, como Córdoba, con 48, Almería con 27, Málaga 82 o Sevilla 558. De hecho, el jienense fue el de capital con menos.

Le siguieron Úbeda, con 8, Torredonjimeno con 7, La Carolina con 6, Linares con 5 y Andújar y Andújar y La Puerta con 3 cada uno. La Diputación Provincial tuvo 2 y la Universidad de Jaén ninguna.

Gestionadas una cada día

En total, el 8 por ciento de las quejas que se presentaron en total venían de la provincia. En total, en el año pasado se gestionaron 370 quejas procedentes de suelo jienense, entre las iniciadas en 2016 y las que venían de años anteriores.

En su informe, Maeztu destacó que la crisis económica ha vuelto a protagonizar «gran parte» de las actuaciones de la institución, toda vez que lamentó que «la desigualdad económica haya pasado a ser una desigualdad social» y que «la brecha se haya agudizado tanto que es insoportable la situación de desigualdad que se está dando. «Estamos ante la era con más desigualdad de la historia, una plaga que carcome países y destruye sociedades», enfatizó el Defensor.

Un total de 22.492 personas requirieron la intervención de este comisionado parlamentario para la defensa de sus derechos. La Defensoría gestionó durante el pasado año 10.128 quejas, de las que 7.103 fueron nuevas, 6.900 a instancia de parte y 203 de oficio. Maeztu lanzó un mensaje muy claro: «Probablemente vivamos en la era de mayor desigualdad de nuestra historia presente. El tsunami de la crisis económica puede que haya pasado pero ahora toca recomponer los daños y prepararnos ante una posible réplica».

En este sentido, Maeztu resaltó que, si bien es cierto que las cifras macroeconómicas están mejorando, las familias no sienten sus efectos positivos y se ha referido a la existencia de trabajadores pobres, la brecha salarial que afecta a las mujeres, la emigración de los jóvenes o la brecha económica entre territorios.

Una prueba de esta realidad son los datos que recogen su informe de actividad de 2016. Según ha explicado las materias que afectan al Estado del Bienestar han copado el 59% del total de sus actuaciones, seguidas de las relacionadas con la sostenibilidad de las ciudades y el territorio, y las reclamaciones ciudadanas en materia de justicia.

De las quejas y consultas se desprende la preocupación de la ciudadanía por la igualdad, especialmente en las relacionadas con el personal del sector público (1.272 quejas), la vivienda (1.061 quejas), la educación (968 quejas).

Maeztu explicó que han aumentado las quejas sobre el impuesto de sucesiones, ya que los andaluces le trasladan las discrepancias con las liquidaciones recibidas, calificando de excesivos o abusivos los tipos impositivos que la Junta les aplica.