Ideal

Se entrega el joven que huyó tras volcar su coche en el Gran Eje

Estado en el que quedó el coche volcado en el Gran Eje de Jaén en la madrugada.
Estado en el que quedó el coche volcado en el Gran Eje de Jaén en la madrugada. / IDEAL
  • Diez horas después del siniestro se presentó en la Jefatura, y ahora la Policía Local instruye el atestado para aclarar el extraño suceso

Casi diez horas después de dejar su coche con el techo sobre el asfalto del Gran Eje y las ruedas apuntando al negro cielo de la madrugada, un joven se presentó en la Jefatura de la Policía Local de Jaén y admitió que él iba al volante cuando ocurrió el accidente que mantuvo asombrado a toda la ciudad durante el lunes. La Policía Local instruye ahora el atestado que pondrá en manos de la Justicia para aclarar lo sucedido.

El joven, según las fuentes consultadas, indicó que perdió el control del vehículo, se subió por el bordillo de la mediana y volcó. Después se asustó y abandonó el lugar.

Con las horas que había pasado desde que ocurrió el accidente hasta que el joven se presentó en la Jefatura de la Avenida de Granada no tenía ya mucho sentido hacer una prueba de alcoholemia. Sí se pueden hacer análisis de sangre que permitan descartar o confirmar la presencia de estupefacientes en el organismo.

Además, los expertos del cuerpo municipal también intentan calcular la velocidad a la que circulaba en el momento del siniestro gracias a las señales que quedaron sobre el asfalto.

Aún podrían acusarlo de un delito de conducción temeraria si se demuestra que circulaba a una velocidad excesiva por una zona céntrica de la ciudad como es el Gran Eje.

El accidente fue cuanto menos, curioso. A las 3:26 horas se produjo un vuelco en la Avenida de Andalucía, en el cruce con la calle Gómez Durán. Cuando los servicios de emergencias llegaron al lugar, no encontraron a los ocupantes del vehículo, que se habían esfumado del lugar.

Los bomberos de Jaén informaron de que fueron los propios vecinos los que alertaron del accidente, preocupados por el ocupante del vehículo, pero más tarde vieron como este salieron corriendo del coche. En un primer momento se pensó que el conductor podía estar bajo los efectos del alcohol o que el vehículo fuera robado.

Poco después del siniestro los policías llamaron a la puerta del titular del vehículo. La madre les dijo que no estaba. Horas después se presentó por su propia voluntad en la Jefatura.