Ideal

paso a dos

Cosas que pasan en Jaén

Hemos o han tenido suerte en esta Semana Santa por diferentes cuestiones, fundamentalmente: el tiempo favorable. Y el mensaje que se lanza desde la organización es que ha sido la mejor Semana Santa de la historia.

Pues señores, no, ha sido cuestión de suerte. Porque no creo que controlen ustedes el asunto de la lluvia. Y, además, se han enfadado mucho, porque diferentes medios de comunicación han criticado, dando voz a una parte muy importante de la ciudadanía, tanto el asunto del vallado como, en determinadas zonas de Bernabé Soriano, la poca distancia - menos de un metro - que había entre las vallas y la pared. Porque tampoco creo que ustedes controlen la posibilidad de un accidente, que pueda provocar una reacción en masa de los asistentes. En fin, han hecho eso que se llama desde hace siglos 'matar al mensajero'.

Dicho lo cual, me alegro, evidentemente, de que todo haya ido bien, la ausencia de lluvia y la de incidentes destacados.

Y siguiendo con la suerte, creo que, en pleno siglo XXI, hay métodos muy eficaces para evitar que una parte de las calles de la ciudad queden bien regadas de cera. Porque accidentes ha habido muchos, pero afortunadamente sin gravedad. Pero son evitables.

Porque se puede establecer alguna normativa que evite la caída de cera al suelo y porque, si además no se limpia inmediatamente, que tampoco se ha hecho, los accidentes son inevitables. De hecho, una de las consecuencias de la elevada temperatura de esta semana es que esa cera se ha reconvertido a líquida y, por tanto, en pista de patinaje. Y nuestros munícipes tan tranquilos. Mientras no se proteste seriamente en Jaén, nada, o casi, es realmente importante.

Y ya que hablamos de nuestro Ayuntamiento, me gustaría que me explicara alguien un poco qué ha pasado para que el Ministerio de Hacienda cambie radicalmente de actitud, pasando de una dura crítica al borrador de presupuestos presentados, a su luz verde. El motivo, al parecer, han sido las alegaciones que ha presentado nuestro Ayuntamiento a su informe. Ya deben estar bien curradas para ese cambio radical. Y si ha sido así, la pregunta es inevitable: ¿Me podrían explicar por qué no se ha hecho así desde el principio, aunque sea por evitar ese primer revolcón ministerial al presupuesto, por supuesto irrealizable antes y ahora, que ha presentado nuestro Ayuntamiento? Por curiosidad.