Ideal

Lo que queda de Marroquíes no se toca

Diseño de 2010 de la Ciudad de la Justicia con los restos arqueológicos integrados.
Diseño de 2010 de la Ciudad de la Justicia con los restos arqueológicos integrados. / IDEAL
  • La muralla del Conservatorio Superior será el primer resto arqueológico musealizado

La macroaldea de Marroquíes Bajos, con su característico diseño de anillos concéntricos de murallas y fosos de la Edad del Cobre (más de 4.000 años de antigüedad) y asentamiento posterior de las culturas ibérica, romana y medieval islámica, fue desmantelada en su mayor parte durante el crecimiento urbanístico de la capital jienense antes de la crisis, aunque arrojó mucho conocimiento desde el punto de vista arqueológico y elementos depositados en el Museo de Jaén. El resto permanece aún bajo tierra y otro está pendiente de su musealización, como coinciden en poner de relieve tanto el Ayuntamiento como la Junta de Andalucía, ya que ahora mismo no hay forma alguna de conocer 'in situ' este importante asentamiento.

De los tres principales enclaves a la espera de hacerlos visitables, el más próximo en el tiempo es el lienzo de muralla (el mayor de los encontrados) aparecido hace una década en la esquina superior de la tercera fase de Expansión Norte, solar donde irá la sede del Conservatorio Superior de Música. La delegada de la Consejería de Educación en Jaén, Yolanda Caballero, asegura que el proyecto contempla desde primera hora la integración de los restos arqueológicos y hacerlos visitables. Tras el proyecto básico, ahora se trabaja en la redacción del proyecto de ejecución material, según indicó.

El segundo enclave es el solar del denominado parque arqueológico, que veinte años después aún no ha visto la luz. Un espacio de 6.000 metros cuadrados situado próximo al centro del antiguo asentamiento del Calcolítico. La intervención arqueológica se hizo en su día y los restos fueron tapados con material geotextil para protegerlos, a expensas de una musealización que sigue pendiente y que la Junta no descarta pero tampoco pone fecha. Algún que otro año ha limpiado el terreno de maleza y residuos, y periódicamente el PP lo incluye entre las promesas incumplidas por la Junta en Jaén.

Ciudad de la Justicia

El tercer punto es el solar de la Ciudad de la Justicia. La amplia intervención arqueológica (la Junta destinó a las excavaciones millón y medio de euros) obtuvo abundante información y restos de distintas épocas. En 2010, el Museo de Jaén albergó una exposición de todo ello, coordinada por Vicente Barba y cuyos comisarios fueron Narciso Zafra y Vicente Salvatierra. Dada su importancia, la Consejería de Justicia decidió incorporar los restos al complejo judicial y que fueran visitables. De hecho, en la citada exposición se presentó un diseño previo de cómo se haría la integración.

La delegada del Gobierno andaluz en la provincia, Ana Cobo, dijo el jueves que mantienen dicho proyecto, pero que el coste de la Ciudad de la Justicia sería mucho menor (ahora es de 70 millones) en otro solar sin restos arqueológicos. Fue al hilo del anuncio municipal de que la cesión del solar había caducado y no era posible una tercera prórroga.

Sobre la nueva sede judicial, ayer la misma Cobo reiteró que su administración mantiene la apuesta por su construcción y que los terrenos «no serán un inconveniente», sean los previstos u otros. Fue después de que el Ayuntamiento dijera que no cederá otro solar ante la «voluntad nula» de la Junta durante doce años y que en todo caso sería una compraventa, alegando que la justicia no es competencia municipal.

La delegada del Gobierno andaluz añadió que la Ciudad de la Justicia aguarda «su momento», a la espera de poder contar con los recursos económicos necesarios para llevarla a cabo.

Sobre la posible reversión de los terrenos actuales al Ayuntamiento indicó que a la Junta le parece «bien» si el Consistorio tiene un proyecto para «poner en valor todos los restos de Marroquíes Bajos». Y recordó que la intervención arqueológica financiada en su día por el Gobierno andaluz permitió entre otras cuestiones que se recuperaran todas las piezas y darle «el tratamiento que Marroquíes Bajos se merece».