Ideal

Falciani dice en Jaén que los mecanismos financieros usados por los evasores pueden ser útiles

Falciani dice en Jaén que los mecanismos financieros usados por los evasores pueden ser útiles
/ efe
  • Este ingeniero de sistemas italo-francés colabora activamente con la justicia de varios países aportando información de supuestas cuentas de más de 130.000 evasores fiscales

Hervé Falciani, colaborador con la justicia en la persecución de defraudadores fiscales, ha asegurado que compartir información y comunicar los mecanismos financieros que utilizan los evasores fiscales "son una oportunidad para nuestra economía".

Según Falciani, estos mecanismos "al mismo tiempo que pueden ser útiles para evadir, para esconder, también pueden serlo para proteger y abrir nuevos mercados financieros y económicos".

Hervé Falciani, durante su intervención en las jornadas "Globalización y nuevos crímenes contra la Humanidad", organizadas en la Universidad de Jaén (UJA), ha hablado de la necesidad de compartir información económica útil para las pequeñas y medianas empresas, obteniendo más mercado, "constituyendo grupos de decisiones, que pueden permitir jugar con los proyectos, y que va a tener un impacto social".

Y de la necesidad de "que los órganos eficientes, ayuntamientos, universidades, apoyen proyectos que permitan, por ejemplo, recoger información útil, este es el papel de la inteligencia económica".

A su juicio, los delitos fiscales pueden considerarse crímenes contra la Humanidad, "porque sabemos qué significa tener demasiada comida, cuando tu vecino tiene hambre", y porque "al eliminar oportunidades y acciones que llevan al bien común, se pasa al lado oscuro".

Hervé Falciani es un ingeniero de sistemas italo-francés, que desde 2009 colabora activamente con la justicia de varios países aportando información de supuestas cuentas de más de 130.000 evasores fiscales que podrían tener dinero en bancos suizos, gracias a la información que sustrajo cuando trabajaba en la filial suiza del banco HSBC, datos que se conocen como "Lista Falciani".

Falciani entró en España por Barcelona en el 2012 y fue detenido en un control policial, ya que estaba en busca y captura de la Justicia suiza, que reclamaba su extradición por un delito de revelación de secretos, que no está tipificado en España.

El ingeniero ofreció su colaboración a la Hacienda española en cuanto tuvo oportunidad y el 18 de diciembre del 2012, la Audiencia le dejó en libertad provisional, por lo que hasta la celebración de la vista de extradición estuvo protegido por el CNI y la Policía hasta que quedó en libertad en mayo del 2013.

La Audiencia Nacional, teniendo en cuenta la colaboración con la Justicia española y francesa, decidió no extraditar a Falciani, debido a que en España no existe el secreto financiero como figura legal y porque consideró que el secreto comercial no puede usarse para esconder actividades ilícitas.