Ideal

paso a dos

Hasta San Antón, Pascuas son

Hasta san Antón, o hasta San Potito, que fue un mártir italiano que sufrió las persecuciones del emperador Antonino Pío y murió por no ofrecer sacrificios a los dioses paganos. Su festividad según el santoral se celebra el día 14 de enero, fecha elegida este año por el Ayuntamiento de Jaén para celebrar la carrera y las lumbres de San Antón por eso de que cae en sábado y es ‘finde’.

Hacía años que las lumbres no recibía tanta atención municipal. Hogueras en las que arden lo viejo o lo malo travestido de pelele. Ayuda pública purificadora para que sea un éxito, que lo será, al menos en la vertiente deportiva, como es de esperar en esas profecías autocumplidas. Vamos, que no hay que ser profeta, pues la edición anterior cayó en sábado y fue un éxito de corredores, hasta el punto de que algunos más que correr anduvieron por la masificación (este año hay quien no se ha apuntado por eso, me consta), así que la carrera tendrá que reinventarse si no quiere morir de éxito. Bendito problema.

Y luego está el tema ‘cadente’ – por el calor y lo acalorado – de las lumbres, aunque haya quien quiera mezclarlo todo. Este año son todo facilidades: en el seguro de responsabilidad civil, los suministros, las actividades... Nada que ver con los últimos tiempos, cuando el Ayuntamiento retiró la ayuda económica y hasta intentó que la póliza la pagaran asociaciones de vecinos y otros colectivos, que sin la ayuda de nadie y con la responsabilidad que comporta hacer fuego en un espacio urbano han mantenido viva la tradición de las lumbres.

La cuestión es por qué tienen que ir juntas carrera y lumbres, si parte de quienes las organizan quieren mantener el día de San Antón como durante siglos y no ir de comparsa de una carrera que tiene 34 años. ¿Por qué? Dice el alcalde que cuando han ido separadas no ha resultado bien. Pero ir juntas, a la fuerza, tampoco. Y se ha creado un problema donde no lo había. Una agresividad y una división donde antes había unión. Porque San Antón unía y San Potito no.

Y no dudo de la buena fe de todos y de que todos buscan lo mejor para Jaén. Pero, si estamos a prueba, probémoslo. Y si se va a hacer una consulta: ‘¿Usted quiere la carrera en sábado y las lumbres por San Antón?’.

Las tradiciones están para cambiarlas. Cuando haya que cambiarlas. De lo contrario, contribuimos a esa ‘modernidad líquida’ que denunció el recién fallecido filósofo Zygmunt Bauman. Y también a que el pelele que este año arda sea el de la unión.