Ideal

paso a dos

La calle del alcalde

Bien podría ser la calle Maestra una metáfora de la ciudad. No hay más que hacer un recorrido por esa calle, cortita por cierto, y mirar con un poco de detenimiento su estado. Un desastre. La calle de entrada desde el casco antiguo a la plaza de Santa María y a la Catedral de Jaén está en un estado lamentable.

Y si accedemos a los mismos lugares desde el centro hay que atravesar Bernabé Soriano, que, fundamentalmente debido a esa genial decisión del anterior alcalde de devolver la calle a los coches, acompañada de esa impagable foto de los concejales del PP aplaudiendo y vitoreando, con Fernández de Moya en primera línea, la llegada de los primeros vehículos. Porque se convocó a los medios de comunicación y todo, para que quedara constancia hablada, escrita, fotografiada y televisada de tan sabia decisión.

Consecuencia: el pavimento destrozado y una magnífica chapuza para contrarrestar, en forma de conjunto de pegotitos de chapapote tapando baches. Genial.

Si pueden, hagan en la Carrera lo mismo que en la calle Maestra. Dense una vueltecita y miren. Y hablamos de dos calles ‘emblemáticas’, así que ya me dirán ustedes como está el resto.

Me da la sensación de que el nuevo alcalde, al que confieso que tengo un gran afecto, ha arrojado la toalla en el mantenimiento de la ciudad. No sé si no tienen ni un euro, pero incluso si es así, no es excusa. O, digámoslo claramente, a ver si entre todos podemos hacer algo. Porque seguimos, y lo siento, en permanente descenso de la calidad de vida de los habitantes de Jaén.

Están mucho más pendientes del nuevo centro comercial, del PGOU – eso sí, de las partes que les interesan – , de la estación intermodal y hasta de los contactos empresariales con otros países, que del día a día de la ciudad. No sé si corresponde a una estrategia basada en lanzar continuas cortinas de humo o es simplemente la imposibilidad de encontrar soluciones lo que hace que miren para otro lado.

En cualquier caso, es inaceptable, aunque parece ser que funciona. No hay más que ver la tremenda apatía ciudadana que, y me incluyo, tenemos instalada en nuestro cerebro desde hace años, en todo lo que tiene que ver con reivindicar mejoras para todos. Mientras la sociedad civil no se agite, esta situación va a seguir empeorando. Día a día. Seguro.

Temas