Ideal

«A la primavera le gusta entrar a Jaén por la Loma del Royo»

A la derecha, Isabel Jiménez Cuadros, viuda de Vicente Oya, junto a Maruja Alberto Martín.
A la derecha, Isabel Jiménez Cuadros, viuda de Vicente Oya, junto a Maruja Alberto Martín. / LIÉBANA
  • El barrio celebra sus 70 años y recuerda la figura del cronista Vicente Oya Rodríguez, fallecido en agosto pasado

La asociación de vecinos de Loma del Royo conmemoró ayer el septuagésimo aniversario de la aprobación del plan de viviendas que dio lugar al barrio, según averiguó en su día el cronista oficial de Jaén, Vicente Oya Rodríguez, y se recuerda en una placa descubierta ayer en la sede vecinal, que alude al historiador y periodista, fallecido el pasado verano. «Vicente me dijo que le gustaría asistir a este año, pero no ha podido ser», lamentó el presidente de la asociación, Francisco Céspedes García. En su lugar lo hizo su viuda, Isabel Jiménez Cuadros, acompañada de la hija del presidente de la cooperativa de viviendas originaria, Maruja Alberto Martín.

Al acto acudieron numerosos vecinos, gran parte de la corporación municipal (con representación de todos los grupos políticos, incluidos los tres concejales no adscritos, aunque por separado tras su reciente 'divorcio') y articulistas de la revista editada para la ocasión, como el presidente de Inventa, Rafael Cámara; el exalcalde Alfonso Sánchez; el delegado de Fomento de la Junta, Rafael Valdivielso; el expresidente de la asociación vecinal, Francisco Martínez, o el investigador Juan Manuel Arévalo Badía, que ha buceado en los archivos la historia del barrio.

Estructura urbanística

Arévalo Badía, que intervino junto al presidente, dijo que el Jaén de finales del siglo XIX presentaba un estructura urbanística no muy distinta a la de la Edad Media, y que la estación del ferrocarril, construida en 1862, «vino a desasosegar a la dormida ciudadanía jienense», conectando el casco urbano con la estación a través de los ejes de la Avenida de Madrid y el Paseo de la Estación, en torno a los cuales creció la ciudad. Y que en la Loma del Royo lo hizo con un urbanismo moderno y «a la medida del ciudadano», que rompió con edificación tradicional diseñando casas unifamiliares con todas sus habitaciones exteriores, conducciones eléctricas internas, servicios higiénicos y de baño y unos patios transformados la mayoría en jardines, sin que se hayan producido agresiones urbanísticas y facilitando la convivencia. «La primavera sigue siendo la patrona de este barrio. A la primavera le gusta entrar a Jaén por la Loma del Royo», concluyó.

El acto finalizó con un concierto del cuarteto de cuerda Sinfonía, formado por alumnas del Conservatorio Ramón Garay y que fue muy aplaudido, y con un ágape y degustación de aceite de primera cosecha Santa Margarita.

Temas