Ideal

El legado de Miguel Hernández viaja a Madrid

  • La Diputación de Jaén presentará el próximo 2 de diciembre en Madrid la digitalización de más de 5.600 registros del poeta Miguel Hernández entre los quese encuentran textos literarios y correspondencia con otros poetas.

Según fuentes de la Diputación de Jaén, la presentación tendrá lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el próximo 2 de diciembre y contará con la presencia de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y del presidente de la Generalitat Valenciana Ximo Puig.

En diciembre de 2013, la Diputación de Jaén adquirió de forma definitiva el legado del poeta de Orihuela (Alicante) que está formado por unos 5.600 registros, de los que cerca de un millar son manuscritos literarios, unas 1.700 cartas y correspondencia del poeta con otros artistas coetáneos, prensa, folletos, fotografías, libros, cuadros y obras gráficas.

El Instituto de Estudios Giennenses (IEG) acoge desde agosto de 2012 el conjunto del legado, fruto del acuerdo firmado entre la Diputación de Jaén y los herederos propietarios del mismo que lo sacaron del Archivo Municipal de Elche donde se encontraba antes.

Una vez recepcionado, se procedió a la realización del cotejado de los inventarios y a la informatización de dicho fondo, abriendo un registro para cada elemento.

Parte del legado del poeta se encuentra en el museo "Miguel Hernández/Josefina Manresa", inaugurado en marzo de 2015 en Quesada (Jaén) y que comparte edificio con el dedicado al pintor quesadeño Rafael Zabaleta, en la localidad natal de la mujer de Miguel Hernández, Josefina Manresa.

Josefina, esposa y madre de los hijos de Hernández, fue musa de inspiración poética y guardiana del legado del poeta en los años de la clandestinidad, nació en Quesada porque su padre, guardia civil, estaba destinado allí.

La pareja también vivió en Jaén capital, en plena guerra civil, ya que Miguel Hernández fue destinado como comisario de cultura para dirigir el periódico Altavoz del Frente Sur y tras la muerte del poeta en la cárcel de Alicante en 1942, Josefina dedicó su vida a velar por el recuerdo y la difusión de la obra de su marido.