Ideal

Golpe en Jaén contra la estafa en la compra-venta de vehículos

  • Presuntamente ofrecían dinero a sus víctimas a cambio de ser titulares de vehículos de alta gama, pero el pago no se realizaba y los 'dueños' de los vehículos tenían que hacer frente a la deuda por su adquisición

La Guardia Civil ha detenido a once personas en varias provincias de la geografía españolas acusadas de forma parte de una trama que captaba personas con dificultades para obtener créditos bancarios y que a su vez eran engañados para financiar vehículos nuevos y de ocasión que luego eran vendidos a terceros.

El inicio de las investigaciones tuvo lugar en la ciudad de Madrid, y las detenciones se han llevado a cabo en Sevilla, Granada, Cádiz, Valencia y Zaragoza, siendo el principal artífice de la trama detenido en Jaén.

La Guardia Civil, concretamente componentes de la Agrupación de Tráfico, iniciaron una investigación a raíz de la denuncia efectuada por una entidad financiera que sospechaba que le estaban aportando documentaciones falsas para solicitarles prestamos bancarios.

En la primeras gestiones, se pudo comprobar que la documentación era en su mayoría falsa, aunque difícil de detectar ya que combinaban documentos originales con otros falsificados, por alguien con conocimientos avanzados en informática.

Los detenidos como presuntos autores, realizaban una búsqueda de personas que se encontraban inscritas en el fichero Cirbe (Central de información de Riesgos del Banco de España). Con posterioridad contactaban con ellos a través de páginas web y les ofrecían dinero en metálico a cambio de ser titulares de vehículos de alta y media gama. Les aseguraban que cuando los vehículos fueran vendidos, les concederían la cantidad económica solicitada, cosa que no sucedía en la mayoría de los casos.

Con posterioridad, los titulares tenían que hacer frente a la deuda contraída al adquirir el vehículo a su nombre y hacer frente a la cuotas del préstamo.

El cabecilla de la trama, una vez tenía en su poder los vehículos financiados, organizaba la venta a terceros, que desconocían la procedencia de los vehículos, todo ello con la connivencia del concesionario, el cual reflejaba como titular a la persona que los implicados en la trama le indicaban.