Ideal

El juzgado ratifica la prisión para el acusado de abusos a una niña de dos años

  • El magistrado que va a llevar la instrucción del caso escuchó de nuevo al sospechoso y a la menor tras estudiar las pruebas médicas aportadas

El juez Miguel Sánchez-Gasca, magistrado titular del juzgado de Instrucción número 3 de Jaén, ha ratificado la orden de prisión para el hombre de 35 años acusado de abusos cometidos contra la hija de su compañera sentimental. El sospechoso está en la cárcel desde el viernes día 11 por orden de la magistrada Carmen Ballesteros, de Instrucción 4, que estaba de guardia cuando fue puesto a disposición judicial. Por las fechas en las que ocurrieron supuestamente los hechos que está investigando la Justicia, el caso correspondía a Instrucción 3, así que el juzgado que primero conoció del asunto se inhibió y ya es Sánchez-Gasca quien está al frente de la instrucción.

El magistrado responsable de las pesquisas escuchó de nuevo al investigado y también requirió la presencia de la menor, la que hizo varias preguntas y observó sus reacciones. Constan en la causa informes médicos sobre las lesiones de la menor y el testimonio de la niña ante los médicos, en un vídeo en el que reacciona diciendo «malo, malo» cuando le nombran al novio de su madre. A la vista de las pruebas, el magistrado decidió mantener al acusado entre rejas a la espera de que lleguen pruebas de ADN encargadas y se pueda avanzar en la instrucción.

La menor llegó al hospital con varias lesiones días atrás. La madre la había dejado sola con su compañero sentimental durante un par de horas, mientras ella salía a la calle en su pueblo para hacer unos recados. Al regresar se encontró con que la niña presentaba varias lesiones.

Lesiones

A simple vista se le podía apreciar una señal que podría haber sido provocada por un golpe en la cara. En la nariz. Tenía otras señales. Cuando la madre fue a cambiarle el pañal encontró sangre. Y decidió llevarla al hospital Médico Infantil de Jaén.

En el reconocimiento al que los médicos sometieron a la niña encontraron señales de que había indicios de malos tratos e incluso de abusos. Se hicieron pruebas médicas que en principio confirmaron estas sospechas. Y hablaron con la menor, según marcan los protocolos de actuación en estos casos, encontrando también señales de que la niña teme a este hombre.

Se dio parte a la Justicia y el supuesto autor de la agresión fue detenido por la Guardia Civil.

El arrestado negó en todo momento los hechos y se declaró inocente. Aseguró que era «imposible», que él no había hecho nada jamás a la niña, explican fuentes cercanas al caso. Su versión presenta varias lagunas, aseguran.

La menor está actualmente con un familiar de la madre.