Ideal

A la cárcel un hombre por abusos a una niña de 2 años, hija de su pareja

Los médicos del hospital de Jaén detectaron el caso de supuestos abusos y malos tratos.
Los médicos del hospital de Jaén detectaron el caso de supuestos abusos y malos tratos. / IDEAL
  • Los médicos activaron los protocolos al detectar indicios claros de maltrato y llevaron sus informes a la Justicia para que aclarase los hechos

«Malo, malo». La niña, de tan sólo dos años, habla así de un hombre. El compañero sentimental de su madre. Se lo cuenta a los médicos que la atendieron en el hospital Materno Infantil de Jaén. Al reconocer a la menor en Urgencias habían detectado que podía haber sufrido malos tratos e incluso abusos. La conversación que mantienen los médicos con la niña quedó grabada y forma parte del cúmulo de pruebas que pesan contra el hombre, que fue detenido y enviado a prisión por la magistrada Carmen Ballesteros, titular del juzgado de Instrucción número 4 de Jaén.

La menor llegó al hospital con varias lesiones días atrás. La madre la había dejado sola con su compañero sentimental durante un par de horas, mientras ella salía a la calle en su pueblo para hacer unos recados. Al regresar se encontró con que la niña presentaba varias lesiones.

A simple vista se le podía apreciar una señal que podría haber sido provocada por un golpe en la cara. En la nariz. Tenía otras señales. Cuando la madre fue a cambiarle el pañal encontró sangre. Y decidió llevarla al hospital Médico Infantil de Jaén.

En el reconocimiento al que los médicos sometieron a la niña encontraron señales de que había indicios de malos tratos e incluso de abusos. Se hicieron pruebas médicas que en principio confirmaron estas sospechas. Yhablaron con la menor, según marcan los protocolos de actuación en estos casos, encontrando también señales de que la niña teme a este hombre. Se dio parte inmediatamente a la Justicia. Todos los informes médicos escritos por los profesionales que intervinieron en la atención a la niña, y el vídeo con la conversación con la menor, se enviaron al juzgado de guardia. El supuesto autor de la agresión fue detenido y puesto a disposición judicial.

El arrestado negó en todo momento los hechos y se declaró inocente. Aseguró que era «imposible», que él no había hecho nada jamás a la niña, explican fuentes cercanas al caso.

La magistrada Ballesteros consideró sin embargo que había indicios suficientes como para convocar una comparecencia de prisión. El representante del Fiscal consideró que había indicios firmes de que el acusado había cometido abusos, empleando además violencia e intimidación, con acceso carnal y con la agravante que se aplica «cuando la violencia o intimidación ejercidas revistan un carácter particularmente degradante o vejatorio». Pidió el ingreso en prisión del detenido, que fue acordado con la jueza.

Al mismo tiempo que la causa penal sigue en marcha (hay restos biológicos recogidos durante el reconocimiento a la menor que están siendo analizados, y varios testigos podrían ser llamados a declarar próximamente) se sigue un procedimiento administrativo sobre si los derechos de la menor están bien salvaguardados en su situación actual.

El entorno cercano

Según las estimaciones de los expertos, sólo llegan a conocerse entre el 10 y 20% de los casos de malos tratos a menores y menos del 5% de los abusos sexuales. Sigue siendo un tema tabú, que causa vergüenza a las familias. Además, el tópico del abusador desconocido está ya más que superado. Suele ser un miembro de la familia o del entorno más cercano. Como mucho un vecino bien conocido. Sin embargo nunca aparece la madre, según los expertos.

Cuanto más lejana es la relación del agresor con su víctima más fácil es que se descubra y que los pequeños se atrevan a denunciar. Además el trauma familiar es menor: si el grado de parentesco es muy cercano la primera idea es ocultarlo.