Ideal

“La sedación en el dentista ayuda a personas que nunca habrían imaginado la posibilidad de someterse a tratamientos dentales sin sufrir lo más mínimo”

  • Cada vez son más los pacientes interesados en recibir sedación para someterse a tratamientos dentales más o menos complejos

El avance tecnológico y técnico de la medicina en general hacen posible que, hoy en día, las técnicas de sedación consciente y sedación profunda estén a disposición de los pacientes que lo puedan necesitar en una clínica dental.

Las indicaciones de estas técnicas son varias, aunque bien es cierto que se trata sobre todo de pacientes con mucho miedo o ansiedad, niños, o disminuidos psíquicos en general.

Las ventajas del uso de estas técnicas son evidentes: no solo hacen posible la realización de los tratamientos dentales, sino que también eliminan de raíz la "mala experiencia" que pueda suponer la visita al dentista para este tipo de pacientes, cosa que es de importancia capital en el caso de los niños, pues evitamos que queden traumatizados para futuras visitas al dentista o a cualquier otro profesional sanitario.

La Clínica Dental del Dr. Agustín Cruz García es pionera en Jaén en el desarrollo de intervenciones bajo sedación consciente o profunda. Entrevistamos al Dr. Agustín Cruz sobre el tema:

¿Qué es la sedación consciente?

Es una técnica muy sencilla que se basa en la simple inspiración de gas de óxido nitroso, que tiene un efecto tranquilizante, sedante y produce una ligera amnesia. Ayuda al paciente a tranquilizarse, y le hace la experiencia mucho más llevadera. La principal ventaja es su simpleza, la práctica ausencia de contraindicaciones médicas, y que es muy económica.

Entonces, ¿está indicada para todo el mundo?

Prácticamente todo el mundo puede someterse a ella, desde niños a embarazadas, pasando por ancianos o cualquier tipo de paciente. Sin embargo, hay ciertos pacientes que necesitan una sedación más potente... y para eso existe la sedación profunda.

¿En qué consiste la sedación profunda?

Es una técnica mucho más avanzada en la que el paciente queda totalmente dormido. Hay varias maneras de hacerlo, pero, en esencia, se administra un fármaco a través de una vena y se obtiene una sedación total. El paciente despertará tiempo después sin recordar nada de nada, y sin haber experimentado dolor alguno.

Parece similar a la anestesia general.

Lo parece, pero no lo es. En la anestesia general el paciente pierde el control de toda su musculatura, y no puede respirar por sí mismo, lo que significa que debe hacerse en entorno hospitalario. Con la sedación profunda no se llega a perder el control de la respiración y, por lo tanto, es una técnica mucho más segura, que puede realizarse en una clínica dental bien equipada.

¿Cualquier clínica dental no puede realizar sedación profunda?

No, en absoluto. Es obligatoria la presencia de un médico anestesista, así como de una serie de equipamiento específico. Aunque se trate de una técnica segura, debe realizarse en las condiciones adecuadas, y la legislación española es muy estricta en este sentido.

Después de la intervención, ¿qué suelen comentarle los pacientes?

Quedan encantados. Son personas que nunca habrían imaginado la posibilidad de someterse a tratamientos dentales sin sufrir lo más mínimo. En muchos casos, se trata de pacientes que llevaban mucho tiempo con una gran necesidad de tratamientos, con las molestias y los dolores que ello conlleva, pero no habían podido realizárselos. Otras veces son personas con problemas de salud mental, un tipo de paciente que suele requerir numerosas intervenciones odontológicas, y que hasta ahora se veían obligados a viajar a Granada o Málaga, o recurrir al ingreso hospitalario bajo anestesia general. Es muy gratificante poder atender a todas estas personas y prestarles un servicio de gran calidad.