Ideal

El corazón empresarial vuelve a latir

El corazón empresarial vuelve a latir
  • La recuperación del pulso económico en la provincia es más lenta de lo deseado, pero los datos han mejorado en los últimos cinco años

  • En septiembre se crearon el doble de empresas que en el mismo mes de 2015, con seis veces más capital

El paciente se llama Jaén. El mal que le aqueja: grandes dificultades para mostrar buenos síntomas económicos en mitad de un clima general de cierta mejoría, en unos casos leve y en otros más apreciable, para el resto de los parientes del territorio español. La explicación: nadie parece tenerla del todo clara. A pesar de todo hay señales de esperanza. Una de ellas la proporcionan los datos más recientes de uno de los indicadores más poderosos del pulso vital económico del paciente: el de la creación y destrucción de empresas. Según la última edición de la Estadística de Sociedades Mercantiles, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que corresponde al mes de septiembre, en ese mes se crearon más del doble de empresas que en el mismo mes de 2015.

Del mismo modo, también están estables los números relacionados con la disolución de sociedades, que fueron prácticamente los mismos que durante el mismo período del año anterior. Lo que quiere decir que no sólo se crean más empresas que en ejercicios anteriores, lo cual es una señal más importante aún: las que se crean tienen cada vez más posibilidades de sobrevivir a los primeros meses de vida, que en muchos casos son el período más complejo de la vida de una empresa. En cierto modo se podría decir que el paciente, poco a poco, va recuperando el pulso.

Datos

Según los datos del INE, en el mes de septiembre se dieron de alta 58 nuevas sociedades mercantiles. En septiembre de 2015 habían sido 27, lo que supone un crecimiento superior al 200% sobre el mismo mes del pasado curso.

Además, el capital con el que cuentan es notablemente superior: más de tres millones por poco más de medio de entonces. Solamente el conjunto de empresas creadas de Sevilla, Málaga y Almería supera en la comunidad autónoma este capital.

Así, si entonces fueron siete las sociedades que tuvieron que afrontar el trance de su disolución, voluntaria o forzosa a causa de malos resultados económicos, decisiones judiciales u otros procesos, la cifra se mantuvo prácticamente estable este año, con ocho. Una estabilización en la destrucción de muchas empresas que ya estaban asentadas con anterioridad.

Además, otras señales a más largo plazo parecen también apuntar a que el comportamiento de la tendencia en los últimos años indica una lenta pero progresiva mejoría y crecimiento. Por disponer de un contexto más amplio, durante el tercer trimestre del año se dieron de alta 124 nuevas sociedades en el Registro Mercantil de la provincia jienense, por 103 de 2015. Durante los mismos tres meses del año 2009, en mitad del vendaval de la crisis, que asolaba entonces el país, cuando comienza la serie detallada del INE en la que se recogen estos datos, fueron diez menos. Un indicador positivo no sólo en sí mismo, sino también porque indica una mayor diversificación en el tejido productivo de la región. Una necesidad que se muestra de forma más cada vez imperiosa, una vez comprobado que con el campo o los servicios los datos del empleo no tiran hacia arriba al ritmo que se necesita.

En suspensión de pagos

La tercera pata de este reconocimiento médico de la salud empresarial de Jaén pasa por la revisión de los concursos de acreedores, el proceso legal en el que entran aquellas sociedades que han dejado de poder permitirse hacer frente a sus acreedores con normalidad. También según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, 'solo' dos empresas iniciaron los trámites para entrar en concurso en el tercer trimestre de 2016, por siete del año pasado, y seis de 2014.

Los sectores más castigados por estos procesos fueron los sospechosos habituales: la construcción y la industria. En el primer caso, a pesar de llevar años en caída libre, y de algunos tímidos planes para recuperar la inversión pública en la construcción y rehabilitación de infraestructuras, aún no terminar de producirse una reactivación real del sector. En cuanto a la industria, sorprende más debido a que no es un sector tradicionalmente de gran peso en la provincia, aunque la tendencia explicaría por qué la Junta de Andalucía ha hablado estos días de recuperar las inversiones en el ramo y el candidato andaluz del PP pidiese hace sólo unas semanas «facilidades» para el sector.