Ideal

El préstamo para el Paso Subterráneo llega a su ecuador, con 120.000 euros de letra al mes

El Paseo Subterráneo une bajo rasante a las avenidas de Andalucía y Ruiz Jiménez.
El Paseo Subterráneo une bajo rasante a las avenidas de Andalucía y Ruiz Jiménez. / IDEAL
  • Los concejales no adscritos proponen enjugar la deuda y salvar EPASSA 'vendiendo' los 'parking' más utilizados y ampliando la zona azul

El consejo de administración de la empresa municipal de aparcamientos EPASSA suscribió en diciembre de 2006 un préstamo con garantía hipotecaria por importe de 9 millones de euros «para financiar las obras pendientes de ejecutar del Aparcamiento Avenida». Un mes antes, la propuesta era un préstamo de 6 millones. Entraba en su recta final la «compleja» - como la definió el propio Ayuntamiento - construcción de este 'parking' y del Paso Subterráneo anexo para unir bajo rasante las avenidas de Andalucía y Ruiz Jiménez. Una obra que estranguló parcialmente el tráfico en la capital mientras duró, pues se hizo en el cruce más transitado de la misma, y por donde además discurrían las conducciones de todos los servicios (redes de agua y alcantarillado, electricidad, telefonía, gas, etcétera), que obligó a su desvío, lo cual encareció el aparcamiento a casi el doble de lo presupuestado: de 11,2 a 21,6 millones de euros.

Una parte del coste se pagó con la venta de plazas para los residentes. Este proceso se hizo al comienzo con el fin de financiar las obras, pero como estas costaron más de lo previsto, EPASSA tuvo que recurrir al préstamo bancario. Asumió además el pago del Paseo Subterráneo, a pesar de que la Concejalía de Urbanismo había dicho de financiar su coste, ya que era una infraestructura para la ciudad, separada del 'parking', aunque ejecutada a la par.

El préstamo fue suscrito con un plazo de amortización de 20 años, con los dos primeros de carencia, y un tipo de interés del euríbor más un punto, y unos intereses de demora del 14%. Ello se traduce en una 'letra' mensual de 120.000 euros, cerca de millón y medio al año.

Deuda que lastra a EPASSA y compromete su futuro, pues las sociedades municipales que acumulen dos ejercicios deficitarios seguidos tienen que ser disueltas. Gobierno municipal y oposición coinciden en que sin la deuda arrastrada, EPASSA sería viable. Los concejales no adscritos han propuesto esta semana enjugar dicha deuda con la licitación de los tres 'parking' con más vehículos en rotación (La Victoria, San Francisco y La Alameda) - el Ayuntamiento lo intentó en 2013 pero las ofertas económicas recibidas fueron bajas -, más la gestión de la zona azul (ORA), con la ampliación de las calles y un incremento de las tarifas, que no han subido desde hace años ni se han actualizado al IPC.