Ideal

Pago en un cajero de la zona azula de la capital jienense.
Pago en un cajero de la zona azula de la capital jienense. / E. M.

El Ayuntamiento de Jaén baraja ampliar la zona azul y licitar tres 'parking'

  • El interventor rechaza el Plan Económico que el gobierno municipal se ha visto obligado a elaborar al no cumplir la estabilidad presupuestaria

El Plan Económico y Financiero (PEF) del Ayuntamiento de Jaén incluye entre las medidas para aumentar los ingresos la propuesta de los concejales no adscritos (ex de Ciudadanos) de enjugar la deuda de la empresa de aparcamientos EPASSA mediante la gestión directa de la zona azul, ampliando el número de calles y las tarifas del estacionamiento regulado, así como la licitación de los tres 'parking' más boyantes (La Victoria, La Alameda y San Francisco) para que la iniciativa privada los gestione a cambio de un canon para el Ayuntamiento.

No obstante, esta propuesta no quiere decir que necesariamente vaya a ejecutarse, como apuntó ayer el concejal de Hacienda y Contratación, Manuel Bonilla (PP), que concibe el PEF como un documento base para la posterior negociación con el Gobierno central y el autonómico. «Habrá que ver verlo en su momento, pero no descartamos estas medidas», dijo sobre EPASSA. De igual forma se incluyen en dicho plan medidas de reducción de la deuda, como la quita defendida por PSOE y Jaén en Común (JeC), que también será objeto de negociación.

La inclusión de estas medidas en el PEF busca igualmente que la oposición apruebe dicho plan, en el pleno extraordinario que para tal fin se celebrará hoy, un día antes de que acabe el plazo fijado por la Dirección General de Relaciones Financieras con las Corporaciones Locales. El concejal quiere el consenso para negociar con más fuerza, si bien PSOE y JeC han dejado entrever su negativa, mientras que los ediles no adscritos se muestran favorables, por lo que el PEF puede ser aprobado hoy.

Dudas

Este plan tienen que elaborarlo todos los ayuntamientos que han incumplido alguno de los criterios, como la estabilidad presupuestaria o la regla de gasto. En el caso de Jaén los incumple todos. La Intervención municipal señaló ayer, en su preceptivo informe, que el plan elaborado por el equipo de gobierno «no se adapta a las exigencias», es decir, que no se ha hecho según «el modelo único y normalizado».

Por ejemplo, el plan pone como horizonte temporal hasta el año 2056 (préstamos a 40 años para pagar ahora a los proveedores, refinanciar deuda y hacer inversiones) «en lugar del año corriente y un ejercicio más como establece la Ley», dice el informe del interventor. O que «no consta la existencia de Plan de Tesorería», no se determinan las causas del incumplimiento de las reglas fiscales o que las medidas que se propongan tienen que dar como resultado el cumplimiento de esas reglas. «En otro caso, el PEF no debe ser aprobado», dice el informe, que concluye de forma tajante: «Se informa de la disconformidad con la normativa prevista para los planes económico-financieros, como ha quedado demostrado, sin que existan otros parámetros de legalidad para adecuar los planes a la excepcional situación del Ayuntamiento de Jaén».

Presupuestos 2017

Respecto a las cuentas para el año que viene, el concejal de Hacienda indicó que entre mañana y el viernes presentará el borrador. El mismo que también ayer reclamó el portavoz del PSOE, Manuel Fernández, «en lugar de hacer demagogia soltando fuera del ámbito municipal sólo aquellos fascículos que les interesan», dijo en alusión a la licitación del servicio de la basura, la municipalización de Onda Jaén o los fondos europeos DUSI.

El portavoz socialista preguntó al alcalde, Javier Márquez (PP), cómo va a encajar en el presupuesto el reconocimiento de la deuda que mantiene con FCC de los años 2014 a 2016, que el PP estima en 12-13 millones de euros pero que el PSOE considera el triple. Y advirtió que el gobierno municipal debe incluir en las cuentas un reconocimiento de las facturas que aún están pendientes de pago con FCC, «de la que solo ha contado que va a licitar el servicio por 13,5 millones después de cinco años sin contrato en vigor con la multinacional, pero que de todo este tiempo se arrastra una deuda que no se paga».

A día de hoy los socialistas dicen disponer de una decena de documentos de reconocimiento de deuda por meses sueltos entre mayo de 2014 y mayo de 2016, donde las cantidades medias son de 1,3 millones al mes por el servicio de recogida de basura y limpieza.

Proveedores

El portavoz socialista explicó que junto con la deuda de FCC, de la que, según dijo, aún quedan facturas por conocer, «ya hemos advertido que se acumulan también facturas pendientes a proveedores, con lo que podemos estar hablando de entre 100-120 millones de euros que no han salido a la luz y que elevarían la deuda notablemente».

El PSOE añadió que esta deuda no cuantificada y «sigue sin figurar en ningún sitio, ni en presupuesto, ni en acuerdo de reconocimiento de crédito y mucho está tardando el PP en hacerla aflorar porque hablamos de una cantidad preocupante que no sabemos cómo va a pagar a no ser que esperen un nuevo plan de pago a proveedores con más préstamos para pagar facturas».

Fernández concluyó que el PP ha optado «ya sin pudor» por la licitación del servicio de basura y limpieza, después de que durante meses «engañase» a la oposición con reuniones en las que prometió estudiar otras fórmulas para el servicio como es la remunicipalización. «El PP está irremediablemente atado a FCC por este motivo», sentenció.