Ideal

Lillo pide a administraciones y usuarios que trabajen en común en la gestión del agua

  • Afirma que "hay agua para todos, pero hay que saber administrarla y procurar que sea permanente, de calidad y que llegue en las mismas condiciones para todos"

El subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, ha considerado este miércoles que el Plan Hidrológico del Guadalquivir es el marco apropiado para garantizar los regadíos y gestionar el uso adecuado del agua en la cuenca durante los próximos años. En este sentido, ha afirmado que "hay agua para todos, pero hay que saber administrarla y procurar que sea permanente, de calidad y que llegue en las mismas condiciones para todos".

Lillo ha hecho estas declaraciones en la apertura de la jornada que sobre el futuro del regadío en Jaén ha celebrado este miércoles la organización agraria COAG Jaén con la Confederación de Regantes de Andalucía (CREA), para analizar la situación actual y el futuro de los riegos en la provincia.

En una intervención ante los asistentes a la asamblea, el subdelegado del Gobierno ha señalado que la aprobación del Plan Hidrológico de la cuenca del Guadalquivir, cuyo segundo ciclo de planificación alcanza hasta el año 2021, ha supuesto "un hito importante" para la agricultura de Jaén, ya que asegura el suministro estable de agua para riegos durante los próximos 50 años y unas inversiones de 4.000 millones de euros en el período 2015-2027.

"El plan va a permitir que el olivar y el resto de los cultivos agrícolas tengan agua de calidad, agua en condiciones y agua a buen precio", ha dicho el representante del Gobierno central en Jaén.

Para alcanzar estos objetivos, Juan Lillo ha pedido que todos los elementos que intervienen en la gestión y el consumo del agua, tanto las administraciones como las organizaciones agrarias y los usuarios, trabajen en común para asegurar las líneas maestras del Plan Hidrológico y garantizar el abastecimiento porque "lo importante es que estemos todos juntos sumando y que el diálogo se haga de forma positiva".

No obstante, Lillo ha empezado por reconocer que el agua es un bien escaso, aunque Jaén dispone aún de reservas y que su futuro dependerá de lo correcta que sea su gestión. "Agua hay y gestionándola bien no faltará", ha señalado, para añadir seguidamente que "en aras del equilibrio territorial, el sistema único de cuenca permitirá ofrecer a todos los usuarios las mismas garantías de suministro".

También ha recordado que lograr un precio adecuado del agua para los regantes y demás consumidores es uno de los objetivos del plan, explicando que para ello "tendremos que optimizar gastos y analizar otros factores que permitan un equilibrio razonable de explotación y como resultado tengamos un coste razonable". "Pero no nos vamos a engañar, el agua es cara y somos los usuarios quienes tenemos que pagarla", ha subrayado Lillo.

El representante del Gobierno en Jaén también ha ofrecido un somero repaso sobre las actuaciones y la actual situación de los principales proyectos de regadíos en la provincia que lleva a cabo el Gobierno de la nación, como la modernización de los riegos en distintas zonas del Guadalquivir, del Guadalmena y de Arjona; los próximos regadíos de la presa de Siles y de la balsa del Cadimo, la regulación y aprovechamiento del Guadalbullón y explotación del acuífero carbonatado de la Loma.