Ideal

«Me deprimo cuando veo las noticias, no somos así»

Celia, María Luisa, Jesús, María y María del Carmen con sus diplomas.
Celia, María Luisa, Jesús, María y María del Carmen con sus diplomas. / M. Á. C.
  • Los cinco mejores estudiantes jienenses de ESO opinan sobre la conveniencia de los deberes, la adolescencia y el futuro que les aguarda

Mari Carmen quiere estudiar Medicina en inglés en Pamplona. A su lado, María niega con la cabeza: no tiene ni idea aún de qué quiere ser. María Luisa también opta por Medicina, «en inglés o en español, me da igual». Celia Rodríguez se desmarca en su respuesta, quiere dar clase de Historia o formarse en Ciencias políticas y Derecho. Jesús pretende estudiar ingeniera electrónica «en la Universidad de Jaén». Son los cinco mejores alumnos jienenses de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) del curso 2015-16, según el Premio Extraordinario que entrega la Junta de Andalucía, un reconocimiento que tiene el objetivo de reconocer públicamente el esfuerzo y la dedicación del alumnado que ha cursado ESO con resultados excelentes. Premio a la cultura del esfuerzo, ejemplos de una juventud alejada del estereotipo más negativo. Un repóquer de ases de jienenses.

¿Cuál es su secreto? «Mucho trabajo y el apoyo de los profesores. Nos refuerzan en todo aquello que puedas ir un poco más flojo», asevera Mari Carmen. «Creer en uno mismo, ponerte metas y superarte cada día un poco más. Y como dice ella los profesores son claves, no solo te motivan, te convierten en una persona», apunta Celia, que remarca que «es cuestión de organizarse. Hay noches que te agobias y lloras incluso, pero con esfuerzo todo se saca». «Echamos bastantes horas, pero diariamente, no nos pegamos el atracón. Esa constancia es lo que hace que nos resulte mucho más fácil. El día antes del examen solo me lo leo», explica y todos asienten. Es el truco al que siempre han remitido los profesores, que tanto cuesta al mal estudiante (y al medio) y que resulta que sí, que funciona.

Sus esfuerzos no están solo dirigidos a los libros y el día a día escolar, sino que su agenda está repleta además de actividades extraescolares. Deportes como natación, fútbol o kárate, verbigracia.

Deberes sí, pero en clase

En mitad de la polémica sobre la conveniencia de los deberes, todos coinciden: son necesarios, pero sin pasarse. «Son buenos para reforzar la teoría, pero no deberían mandar tantos y habría que hacerlos sobre todo en clase, día a día», indica Jesús. «Son buenos hasta cierto punto, llega un momento en que te agobian y no te dejan tiempo para otras actividades, como salir con los amigos, que lo considero muy importante. Hay tiempo para todo», subraya María.

A estos premios, que se convocaron el 16 de septiembre, han podido optar los alumnos que durante el curso 2015-16 han cursado el cuarto curso de ESO y han obtenido una nota media igual o superior a 8,75 puntos en el conjunto de la ESO, así como haber obtenido en las asignaturas de Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas y Primera Lengua Extranjera una calificación final de sobresaliente.

Los cinco jienenses, junto con los otros 41 escolares reconocidos en Andalucía, podrán participar en los Premios Nacionales de ESO. Ninguno se ve en diez o quince años viviendo o trabajando en Jaén, en otra ciudad «o en otro país», apostillan. Lamentan además la imagen que se tiene de la juventud en general. «Solo se enseña lo malo. Fiesta, desmadre... Nadie es bueno. Parece que todos somos maleducados. Yo veo las noticias y me deprime a veces. Hay de todo, pero la mayoría no somos así», coinciden.

«Forman parte de esa juventud que ilusiona, esa juventud que no es tan mala como la pintan, que teje redes para conseguir logros positivos y mejorar nuestra realidad». «La importancia que tiene el expediente, siempre debe ir acompañado por la humanidad, el cariño, el respeto y la tolerancia hacia los demás, aunque exista la competencia, sin esas virtudes la formación de poco sirve», señaló la delegada territorial de Educación, Yolanda Caballero.

«Los profesores y las familias son dos pilares fundamentales en el proceso de aprendizaje de los alumnos en un sistema educativo público que trabaja para alcanzar la excelencia», añadió Caballero tras entregarles sus diplomas.