Ideal

Suspendido hasta diciembre el juicio por un ataque racista a un ciudadano saharaui

  • La incomparecencia de la víctima, que actualmente se encuentra fuera de España, ha obligado a tomar esta medida

La incomparecencia de la víctima, que actualmente se encuentra fuera de España, ha llevado a la Sección Segunda de la Audiencia de Jaén a suspender hasta el 20 de diciembre el juicio contra F.J.F.T., de 31 años, acusado de un delito de lesiones por agredir a un ciudadano por el simple hecho de ser árabe.

El fiscal le reclama nueve años y medio de prisión tras contemplar la agravante de actuar por motivos racistas y la de alevosía. La misma pena le reclama la acusación particular por entender que los hechos se encuentran "muy bien calificados" por el Ministerio Fiscal.

La suspensión se ha debido a que tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular han estimado necesaria la declaración en sala de la víctima ya que lo único que consta en actuaciones es una declaración ante Guardia Civil que en ningún momento fue ratificada en sede judicial durante la instrucción, de ahí que se haya considerado imprescindible que la sala escuche el testimonio del joven saharaui.

La abogada de la acusación particular, Brígida Benítez, ha señalado a los periodistas que la víctima a la que representa es "un muchacho saharaui plenamente integrado" que ha viajado a España en varias ocasiones y que "por circunstancias personales" no ha podido asistir al juicio previsto para este martes.

Ha añadido que la agresión fue "racista" ya que "le atacó diciéndole expresamente la palabra moro", además de la agresión "fue tan grave que le ha inutilizado el ojo derecho por lo que son lesiones que va a tener de por vida e irrecuperables".

Por su parte, el abogado defensor, Miguel Ángel López, ha admitido que hubo una agresión por parte de su cliente, pero ha rechazado que ésta fuera por motivos racistas ya que todo lo circunscribe a "un tropezón" con la mala suerte de que el vaso de su defendido acabó sobre el ojo de la víctima.

Los hechos según recoge el escrito de calificación provisional al que ha accedido a Europa Press, sucedieron el sobre las 6,45 horas del 25 de noviembre de 2014, a las puertas de un pub de Bailén (Jaén).

El acusado, según relata el Ministerio Fiscal, se acercó a la víctima a la que no conocía de nada para pedirle un cigarro, no sin antes llamarle "moro de mierda". Acto seguido, el acusado entró en el local y "sin conflicto alguno previo, por el hecho de ser la víctima árabe, a traición y desde atrás", le fracturó un vaso en el ojo derecho.

El golpe le ocasionó la penetración del cristal en la córnea y esclera por lo que precisó intervención quirúrgica para implantarle una lente intraocular. El herido preció ingreso hospitalario y el resultado final fue una inutilidad del ojo derecho.

Además de los nueve años y medio de prisión, el fiscal le reclama una indemnización de 33.645 euros en concepto de responsabilidad civil.