Ideal

Los sindicatos de la cárcel niegan una persecución a Bódalo y lo acusan de coacciones

Los sindicatos de la cárcel niegan una persecución a Bódalo y lo acusan de coacciones
/ EP
  • Señalan que "ha demostrado su total inadaptación al módulo en que se encuentra, Módulo de Respeto, según consta en varios informes de los funcionarios"

Los sindicatos ACAIP, CSIF y UGT con representación en la cárcel Jaén II donde está internado el exconcejal de Jaén en Común (JeC) y miembro del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) han negado que exista una persecución contra él y le han acusado de amenazas y coacciones a los funcionarios.

En un comunicado conjunto de las organizaciones sindicales, ante "las graves acusaciones vertidas por el sindicato SAT en varios medios de comunicación", han asegurado que es falso que exista cualquier tipo de persecución, vejación o amenazas de parte de los funcionarios a Andrés Bódalo, "estando en todo momento su tratamiento penitenciario acorde a la legislación vigente".

Además han afirmado que Bódalo "ha demostrado su total inadaptación al módulo en que se encuentra, Módulo de Respeto, según consta en varios informes de los funcionarios, a pesar de ser este departamento de los de mayor nivel".

Han dicho que el 12 de julio Bódalo pidió un cambio de celda, a lo que el funcionario le informó de la imposibilidad por no haber celdas disponibles y por seguir incluido en el Protocolo de Prevención de Suicidios, por lo que tiene que estar en todo momento acompañado.

Según los sindicatos, la respuesta de Andrés Bódalo fue "del todo desproporcionada, al verter toda suerte de amenazas y coacciones contra el funcionario" y asegurando que lo tenían que cambiar de celda esa noche o podían pasar hechos muy graves y que el funcionario fuera el único culpable, todo ello "en tono amenazante".

Además, han precisado que Bódalo ha mostrado un total rechazo a los hábitos de convivencia entre los internos, que incluye el orden en las actividades del módulo, la limpieza de las zonas comunes, o el respeto mutuo, "mostrando una actitud antisistema ante el resto de internos", por lo que prácticamente ningún interno desea compartir celda con él.

Según la nota, a Bódalo se le incoó expediente disciplinario por falta grave, con el resultado de 30 días de privación de paseos, teniendo que cumplir al final solo 15 días, una sanción que solo repercute en una reducción del tiempo de patio durante la tarde de apenas dos horas, "nada que ver con la sanción de aislamiento denunciada por este sindicato, SAT, en los medio de comunicación".

Los sindicatos han aseverado que no consentirán ningún tipo de coacción o amenaza que busque quebrantar la reglamentación penitenciaria y constitucional y que ni el SAT ni nadie los alejará de la reeducación y reinserción de los internos, que por ley, les esta encomendada.

Han señalado que se reservan el derecho de emprender acciones legales contra todos aquellos que amenacen, injurien, difamen o insulten a todos los trabajadores del centro, y de exigir a la administración que a través de la Abogacía del Estado se tramite una denuncia a la Fiscalía, por si las declaraciones del SAT fuesen constitutivas de delito, falta o infracción.

Bódalo, en la cárcel desde el pasado marzo por agredir a un concejal socialista en el 2012, comenzó el 3 de noviembre una huelga de hambre como "protesta por la persecución que ha venido sufriendo estos meses" en la prisión según anunciaba el SAT en un comunicado.