Ideal

La Junta esquiva otro embargo por impago a comunidades en El Valle

Vecinas de bloques afectados por impagos a la comunidad.
Vecinas de bloques afectados por impagos a la comunidad. / Poveda
  • Los vecinos alertan de que tendrán que embargar a familias al borde de la exclusión si la Administración elude el pago de las cuotas que hasta ahora soportaba

La magistrada Virginia Aparicio Bartolomé, titular del Primera Instancia 5 de Jaén, ha desestimado una demanda de la Comunidad de Propietarios del Bloque 1 Sector 6 del Polígono del Valle contra la Junta de Andalucía por impagos a la comunidad desde varios pisos que están registrados a nombre de organismos vinculados a la administración andaluza. Los vecinos reclamaban 2.351 euros en cuotas atrasadas. El bloque de al lado (el 3) le ganó con una demanda idéntica un pleito a la Junta y logró embargarle dos coches con los que cobrarse las deudas. Ahora la Justicia -no cabe recurso- dice que no le corresponde pagar a la Administración, sino «al propietario».

La demanda se interpuso contra el Instituto de Promoción Pública de Andalucía. «Nos dijeron que las viviendas han pasado a manos de otro organismo (AVRA), y que como la demanda va contra el Instituto de Promoción Pública no procede. Pero en el registro los pisos siguen a nombre del Instituto. Por eso continuamos con las demandas. Luego en el juicio aportaron contratos antiguos de compra-venta, que no están elevados a escritura pública, y de alquiler. Y la Justicia dice que el Instituto de Promoción no tiene que pagar», dice Rafael García-Casarrubios, administrador de la comunidad. El fallo impone costas a los vecinos, además.

La comunidad no entiende la sentencia «¿Por qué si dicen que los pisos no son de su propiedad han pagado hasta ahora? ¿Cómo puede ser que embarguen dos coches a la Junta de pisos en idéntica situación y ahora diga otra jueza lo contrario?», lamentan. La morosidad en las comunidades coloca a los vecinos en una situación límite: lo que aportan los que sí pagan no llega para mantener ascensores, luces y reparaciones básicas.

En el Bloque 2 del Sector 6 del Valle, vecino del 1, lo saben bien. Hace cinco años dejó de funcionar un ascensor y no lo han podido arreglar. El otro, en un inmueble de ocho plantas, se estropeó también. Así que todos a subir las escaleras. El cristal de la puerta de entrada lució un escandaloso agujero durante meses. Y las luces de la escalera fallaban. La comunidad no tenía dinero para pagar reparaciones porque había morosos.

Vecinos contra vecinos

Además, el despacho de García Casarrubio apunta hacia otra cuestión de fondo más peliaguda. «¿A quién demandamos a partir de ahora? Si es la Junta nos puede volver a pasar lo mismo, y si es a los vecinos peden acabar embargados y se van a ir a la calle por desahucio en poco tiempo ya que no pueden pagar. Y hay que contar que los abogados de estos procedimientos los tiene que abonar la Comunidad, cuyo importe es superior a lo que tienen en la cuenta. Un desastre».

Las cuotas de comunidad son de unos 25 euros mensuales, pero hay familias al borde de la exclusión social en el barrio que no pueden pagarlas. De hecho, lo que ocurre en los bloques 1, 2 y 3 del sector 6 está pasando en otros inmuebles, que también están demandando a la Junta.

El pleito del bloque 3, en el que los vecinos embargaron dos coches a la Junta, aún no está cerrado. La Administración pagó deudas atrasadas al fallar contra sus pretensiones la Justicia, pero aún debe unos 2.000 euros (casi tanto como la deuda que originó el pleito y que ya ha satisfecho) por una tasación y por las minutas de abogados, ya que fue condenada en costas.

En la práctica, la Junta estaba haciendo frente hasta ahora a los recibos atrasados de sus inquilinos cuando se veía entre la espada y la pared, obligada por la Justicia y con amenazas de embargo.