Ideal

El plan financiero municipal recibe apoyos para su aprobación la semana que viene

El concejal de Hacienda, a la izquierda, y el alcalde, en el centro, en el pleno de la semana pasada.
El concejal de Hacienda, a la izquierda, y el alcalde, en el centro, en el pleno de la semana pasada. / LIÉBANA
  • Los ediles no adscritos se inclinan por respaldar los nuevos créditos y menor gasto en personal, y la formación de Gobierno facilita la interlocución

Negociación contrarreloj. El Ayuntamiento de Jaén espera resolver en diez días lo que ha tenido cinco meses para aprobar. El equipo de gobierno, del PP, ha esperado a la investidura de Rajoy para sacar del cajón el plan económico y financiero que en su día le exigieron el Ministerio de Hacienda y la Junta de Andalucía como Ayuntamiento semi intervenido. Su contenido lo expuso a la oposición el pasado lunes, en pleno puente festivo, y ayer volvió a abordarse en el seno de la Comisión de Hacienda creada para buscar soluciones a la más que difícil situación financiera municipal, que por ejemplo llevó en septiembre al alcalde, Javier Márquez, a reunir a los sindicatos para decirles que no había dinero para las nóminas.

El equipo de gobierno afirma buscar el consenso para dicho plan, que en principio cuenta con el visto bueno de los tres concejales no adscritos. «No puedo decir aún el voto, pero van por buen camino», señaló ayer Iván Martínez, que calificó el plan económico de «positivo», aunque matizando que será necesaria la negociación con las otras dos administraciones (el plan contemplan que ambas aporten al Ayuntamiento 70 millones en cinco años).

El equipo de gobierno cuenta además con que desde ayer los ministros no están ya en funciones y que entre los que siguen figura el jienense Cristóbal Montoro, ahora ministro de Hacienda y Función Pública.

El concejal de Hacienda, Manuel Bonilla (PP), espera ultimar el plan el lunes próximo y presentárselo a los sindicatos para, dos días después, el miércoles, aprobarlo en un pleno extraordinario, un día antes de que expire el plazo. El edil es optimista y habla de estudiar las propuestas de la oposición para incluirlas. De hecho, aunque en el texto del lunes no venía, ayer dijo haber incluido la posibilidad de negociar con Madrid una quita de la deuda. «Se trata de llevar un plan lo más consensuado posible», proclamó.

Un plan con tres pilares: un crédito de 130 millones para pagar a proveedores y los intereses de anteriores préstamos, 30 millones para refinanciar deuda a corto plazo y llevarla a largo plazo y otros 30 para inversiones y demás. Y a devolver en 40 años, con los 10 primeros de carencia.

Plantilla municipal

En cuanto al gasto en personal, el Ministerio de Hacienda obliga, como ya hiciera desde 2015, a reducirlo en al menos un 3% anual. Aunque el gobierno local no concreta cómo lo hará. Sí sostiene que será un ajuste «progresivo» y sin despidos. Los ediles no adscritos proponen hacerlo mediante prejubilaciones, pero no están permitidas por ley. Otra posibilidad sería la reorganización de la plantilla.

El edil de Hacienda añadió ayer que una reducción del gasto en personal del 2 o el 3% durante una década haría que la plantilla «se ajustara bastante al modelo de administración pública moderna, mucho más horizontal, eficiente y que preste servicios de mayor calidad». Y también espera reducir los gastos financieros.

Consenso que se antoja difícil. PSOE y Jaén en Común (JeC), que volvieron a entregar sus propuestas, cuestionaron ayer el contenido del plan e insistieron en la necesidad de una quita de la deuda, en lugar del «alivio momentáneo» de pedir más préstamos y de aumentar así la deuda, postura que calificaron de inmovilista y poco dialogante.

La viceportavoz socialista, Mercedes Gámez, puso en duda los datos de ahorro del plan y dijo que podía ahorrarse mucho más con el control de las empresas que prestan los servicios privatizados, como FCC, sin contrato desde 2012. Y para Manuel Montejo, portavoz de JeC, el plan es «totalmente irreal», instando al alcalde a que «rompa con el modelo fracasado de PP y PSOE» y exija que el Ayuntamiento reciba más financiación, además de cambiar las políticas financieras aplicadas hasta ahora.