Ideal

50 expertos se forman en inteligencia emocional para prevenir riesgos laborales

  • Esta actividad se enmarca en las acciones de 2016 de formación y sensibilización del Centro de Prevención de Riesgos Laborales de Jaén,

Más de medio centenar de expertos en prevención de riesgos laborales de la provincia de Jaén ha participado en una jornada técnica sobre la inteligencia emocional como una nueva eficaz herramienta en prevención. El delegado territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta, Antonio de la Torre, ha explicado que esta actividad se enmarca en las acciones de 2016 de formación y sensibilización del Centro de Prevención de Riesgos Laborales de Jaén, en la que a su vez ha colaborado la mutua Fraternidad Muprespa.

Según recoge un comunicado de la Junta, De la Torre Olid ha señalado que "el aumento progresivo de los riesgos psicosociales en el mundo laboral revela la influencia de las emociones en este ámbito y constata la importancia de saber controlarlas y gestionarlas bien".

En este sentido, el delegado ha reseñado que las emociones pueden ser muy útiles para conseguir objetivos, pero también pueden dificultarlos y generar conflictos laborales. "La inteligencia emocional, el uso inteligente de las emociones, está ganando cada vez más peso en el ámbito de la prevención, de ahí la importancia de que las empresas promuevan esta herramienta para conseguir un entorno laboral seguro y saludable", ha destacado De la Torre para insistir en que esta nueva herramienta "equivale a un equipo de protección individual más que han de tener los trabajadores, que han de desarrollar las adecuadas habilidades emocionales y sociales".

En esta línea, ha insistido en que esta nueva herramienta de prevención es crucial en una empresa responsable e innovadora, "que apuesta por mayores niveles de salud y bienestar en la plantilla, en las personas, que son el valor supremo de toda empresa".

De la Torre ha querido recalcar que cada puesto de trabajo tiene exigencias emocionales, como por ejemplo, por la existencia en muchos casos de un tercer beneficiario del esfuerzo de la persona trabajadora, como un paciente, alumnado o cliente, entre otros. Por tanto, ha incidido en que "cada trabajador ha de manejar las óptimas herramientas psicológicas para responder a sus demandas emocionales".

Asimismo, ha matizado que "en la prevención son imprescindibles y obligatorios los recursos técnicos que ha de facilitar cada empresa, pero ante todo, la seguridad depende del factor humano y es fundamental la implicación y motivación de cada trabajador".

En esta jornada, que se desarrolló la semana pasada, se incidió especialmente en que los factores de estrés y tensión contribuyen a que ocurran accidentes laborales y se pueden evitar con la inteligencia emocional. Así, se han abordado contenidos como la importancia de la imagen y la comunicación no verbal, el liderazgo asertivo, tipos de empresa en relación con su actitud ante los riesgos laborales y cómo generar empatía en la gestión de la prevención.

Finalmente, el delegado ha incidido en que aplicando la inteligencia emocional en la empresa todo son ventajas, que están directamente vinculadas al éxito profesional, como son el mejorar la comunicación, que el trabajador se siente mejor y más valorado, el aumento de su motivación, se implica más en su trabajo, las relaciones personales mejoran y también el clima laboral, se refuerza el liderazgo, aumenta la eficacia de las personas (del equipo), se agiliza el proceso de cambio y de mejora continua, mejora la relación con el cliente, y por tanto la rentabilidad empresarial.