Ideal

«Con quince años robé ocho mil euros para el juego»

El presidente de Alujer, Fernando Sánchez, sostiene un pin de plata de los que se entregó ayer a los diecinueve rehabilitados.
El presidente de Alujer, Fernando Sánchez, sostiene un pin de plata de los que se entregó ayer a los diecinueve rehabilitados. / M. Á. C.
  • Alujer entrega un pin de plata a diecinueve jienenses al cumplir un año con el alta terapéutica sin jugar

«Tuve la mala suerte de tener suerte», se lamenta Antonio (nombre ficticio), de 43 años. «Es lo que solemos decir aquí, lo peor que te puede pasar al principio es que te toque, ganar. Eso te da un subidón que te engancha y crees que es fácil, que tú eres más listo, que controlas», apostilla. Lleva cuatro sin gastar un euro en juegos de azar, después de varios de vivir «una locura». Comenzó con los amigos, «jugando las monedas que nos sobraban en las tragaperras, luego más y más cada vez, hasta que me gastaba el sueldo y lo que no tenía, engañando a familiares y a amigos. Acabas haciéndole daño hasta a los hijos», confiesa. Entonces, tocando suelo, la familia pidió la ayuda de la Asociación de Ludópatas Jienenses en Rehabilitación (Alujer), que con charlas, medidas de control para la familia del dinero y los horarios y otras medidas consiguió que saliera del túnel. «Uno se tiene que dar cuenta de que tiene una enfermedad. Se lo recomiendo a cualquiera que empiece a ver que se está enganchando. Que no lo deje. Aquí estamos para lo que haga falta», asevera en referencia a la asociación, con ayuda psicológica y para gestionar el dinero.

Perfil

Su perfil era hasta hace poco el más habitual, pero ahora, el 60% de los que llegan a Alujer son jóvenes, de 16 a 25 años. Con solo 15 se enganchó Manuel, de Jaén capital. Robó las joyas y los oros de casa para gastarlos en salones de juego donde conseguía entrar pese a la edad, valorados en más de ocho mil euros. Jugó y perdió. Al final, siempre se pierde. Empezó a realizar hurtos «y hacer cosas que no estaban bien para conseguir dinero, poder seguir jugando y también para pagar mis deudas». Entró en tratamiento de la mano de la asociación y hoy ha dejado el juego.

Son dos de los casos que la Alujer ha tratado en los últimos tiempos y que ayer reconoció tras superar su adicción, con motivo del Día sin Juegos de Azar. En la sede de la asociación en Adarves Bajos y con la presencia de la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, y la diputada provincial, Isabel Uceda, se entregó entre aplausos un simbólico pin de plata a cada uno de los 19 jienenses de toda la provincia que han cumplido un año rehabilitados, sin jugar desde que recibieron el alta terapéutica.

Los principales caballos de batalla siguen siendo la ruleta y los salones, «pero el póquer, el juego online y las apuestas deportivas se han disparado», explica el presidente de la asociación, Fernando Sánchez. En Jaén, Alujer atendió el pasado año a 115 personas y su lucha sigue en lo que va de 2016, poniendo a disposición de los afectados y familias terapias y grupos de autoayuda.