Ideal

Los 'padres coraje' animan a que «hable» todo aquel que «quiera descargar su conciencia»

Maximiliano Joyanes e Isabel Castilla, 'padres coraje'.
Maximiliano Joyanes e Isabel Castilla, 'padres coraje'. / C. MONDÉJAR
  • Lo hicieron a raíz de la acusación de una mujer en una red social, que señaló al autor del presunto crimen

Los padres de Javier Joyanes, el joven jienense de 27 años fallecido en extrañas circunstancias la madrugada del 6 al 7 de septiembre de 2008 en La Calahorra (Granada) pidieron este domingo a través de las redes sociales que «las personas que vieron o saben algo» relacionado con la muerte de su hijo «hablen».

Lo hicieron a raíz de la denuncia que presentaron el sábado en la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía para que investigase la acusación hecha por una mujer en una red social, que decía conocer al autor del presunto crimen e incluso colgó una foto de un varón que dijo ser familiar suyo y que ya no estaba dispuesta a callar más. Así, los padres animaron a la mujer a través de las redes sociales a que se pusiese en contacto con ellos.

«Que hablen, que ya son más los que quieren descargar su conciencia. Ayudadnos, juntos podemos hacer que Javi tenga justicia, pensad en vuestros hijos», pidieron los padres de Javier Joyanes.

Cuenta desaparecida

Tras la publicación de la fotografía que inculpaba directamente a un varón, la cuenta de la denunciante desapareció de la red social a última hora del sábado. Los padres pidieron «cautela» ante la inusual denuncia y que lo primero era conocer la veracidad de la misma.

Este hecho tiene lugar después de que esta semana la Audiencia de Granada ordenara reabrir el caso, a instancias de los padres, para que se tome declaración al autor de un mensaje por WhatsApp que decía haber visto cómo mataban a su hijo, como sostienen los padres que ocurrió hace ya ocho años, y que no fue un accidente al caer por un terraplén al salir de una boda como estableció un juzgado de Guadix.

Tras recibir el mensaje, los padres contactaron con la persona que supuestamente lo había enviado. Les dijo que estaba dispuesto a declarar donde hiciese falta. Luego se echó atrás. La familia puso una denuncia en la Comisaría para que se investigase. Cuando se localizó al titular del teléfono, este dijo que él no había mandado el WhatsApp. Los investigadores consiguieron identificarle.