Ideal

Le piden 18 años por acosar a su ex durante tres años y ahorcarle un perro

  • Las alarmas de la pulsera que protegía a la denunciante saltaron 613 en un año, y él se declara inocente de todos los cargos

Durante más de una hora de declaración, P.R.G. negó las acusaciones de que durante tres años hubiera acosado e intimidado a la que fue su mujer, supuestos delitos por los que fue juzgado ayer en el Penal 4 de Jaén. Negó llamadas y mensajes, cartas injuriosas a conocidos, daños en el coche de ella, y que hubiera entrado en su chalé de su ex para hacer destrozos, negó que le hubiera ahorcado un perro, y que se saltase sistemáticamente (613 veces según los sistemas informáticos) las órdenes de alejamiento y las distancias de seguridad de la pulsera con la que la Justicia intentaba mantenerlo alejado de la mujer. El caso quedó ayer visto para sentencia. El Fiscal le pide más de nueve años de cárcel. La acusación particular eleva su petición hasta los 18.

En 2013 la pareja ya se había separado y había diligencias abiertas por asuntos de violencia de género. Había también una orden de alejamiento. Aún así a la mujer le pincharon las ruedas del coche. Ayer P.R.G. negó que él tuviera algo que ver. La mujer recibió mensajes molestos. Sus amistades recibieron cartas desagradables.

Después, según las acusaciones, llegaron las visitas al chalé. Pesar de varias órdenes de alejamiento, la mujer denunció que merodeaba por la casa. Que causaba daños en el jardín. Ayer ella relató cómo puso cámaras, y que contrató vigilancia. El 1 de marzo de 2015, alguien rompió la alambrada y ahorcó al perro de la mujer. Ayer P.R.G. negó que él tuviese algo que ver. En la madrugada siguiente, según relataron varios policías al tribunal, se recibió llamada por la presencia de un extraño en esa casa. Los funcionarios vieron cómo salía de la casa un hombre enmascarado, y se montaba en un coche con las placas de matrícula tapadas con cinta aislante. Lo pararon. Era P.R.G. En el maletero encontraron un trozo de cuerda igual a la que habían usado para ahorcar el perro en ese mismo chalé el día de antes.

Le pusieron entonces una pulsera que avisaba cada vez que se acercaba a la mujer. En un año saltó la alarma 613 veces, según ratificó ayer un agente de la Policía encargado del control del sistema.

La justicia dictó orden de prohibición de entrar en Jaén. El 6 de julio pasado la Policía lo cogió en la ciudad. Y el juez lo envió a prisión, donde ahora aguarda su sentencia.