Ideal

UPA apunta a la venta a pérdidas como principal escollo para la campaña oleícola

UPA apunta a la venta a pérdidas como principal escollo para la campaña oleícola
  • Advierten de que se trata de uno de los pocos problemas que puede tener el sector, desde el punto de vista de los intereses de los agricultores productores de aceite de oliva

La Unión de Agricultores y Ganaderos (UPA) ha destacado la buena evolución de la comercialización del aceite de oliva y de los precios, aunque advierte de que la venta a pérdidas de los supermercados puede poner en peligro esta dinámica y, con ello, la rentabilidad de los oleicultores.

El secretario general de UPA en Jaén, Cristóbal Cano, ha anunciado que la organización seguirá "muy atenta" al comportamiento de las empresas de distribución para denunciar los casos que detecten de estas ventas por debajo de precios de costes y, por tanto, de "que se cumplan" los preceptos de la ley de cadena alimentaria.

Ha valorado que se trata de uno de los pocos problemas que puede tener el sector, desde el punto de vista de los intereses de los agricultores productores de aceite de oliva, en un contexto en el que las ventas y las cotizaciones son aceptables.

Según el secretario general de UPA en Jaén (principal zona productora nacional), el consumo mundial "está creciendo" y la exportación durante la campaña comercial que se ha cerrado recientemente ha sido "récord".

"Se agotarán" las cantidades de enlace de campaña almacenadas -unas 300.000 toneladas- para atender la demanda hasta que lleguen las nuevas producciones de aceite de oliva, una vez que se generalice la recogida, ha explicado.

"Los precios se han mantenido hasta ahora en unos niveles de moderada estabilidad", alrededor de 3 euros por kilo en origen, aunque con poca diferencia entre las diferentes categorías.

A su juicio, estas escasas diferencias de precios entre los tipos de aceite de oliva de mayor y menor calidad han respondido a una situación "anómala" este ejercicio, nada habitual en el sector.

"El mensaje que tenemos que trasladar ahora es que la calidad se seguirá pagando", ha afirmado Cano.

En cuanto a las previsiones de cosecha, ha asegurado que las últimas lluvias eran imprescindibles dada la precaria situación del olivar, pero que han sido irregulares en esta provincia.

Han venido bien tanto al regadío como al secano, pero este último necesitaría de nuevas aportaciones -al menos 70 u 80 litros por metro cuadrado- para recuperarse, si bien ha advertido de que una parte de la cosecha "no se va a salvar, independientemente de que llueva más".

En el caso del regadío y, entre los aspectos positivos, ha señalado que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha atendido las demandas de UPA-Jaén al ampliar el periodo de riego de apoyo y "extraordinario" para el olivar hasta el 31 de octubre,

Esta irrigación "vendrá muy bien" y será clave para completar la fase final de maduración, engorde y formación de aceite.

Las precipitaciones desde ahora y hasta que se generalice la campaña de recolección -a mediados de noviembre- tendrán la llave de la producción de aceite y, de hecho, obtener entre 200.000 o 250.000 toneladas más o menos dependerá de que llueva.

En este contexto, ha destacado que la producción podrá ir este año desde los 1,3 millones de toneladas o incluso menos -si el tiempo no acompaña-, hasta 1,5 millones de toneladas en el mejor escenario.