Ideal

A la mitad de los diputados les sale a devolver

  • Cinco de los once parlamentarios andaluces por Jaén consiguieron recuperar dinero después de hacer la declaración del IRPF de 2015

  • Sólo un representante, José Antonio Miranda, recogió en su declaración ingresos por actividades privadas fuera de la política o el alquiler

La transparencia y la rendición de cuentas también pueden, en el mejor de los casos, volverse costumbre. Como ya ocurrió con la de 2014, el Parlamento de Andalucía ha recogido y publicado esta semana las declaraciones del IRPF de todos los diputados de la región. La buena noticia es que, a pesar de ser de presentación voluntaria, todos los diputados jienenses sin excepción proporcionaron la información de sus declaraciones en aras de la transparencia.

A cinco de los once representantes con los que cuenta la provincia les resultó favorable, ya que la declaración se saldó con la devolución de parte del dinero. Únicamente uno tributó por actividades económicas no relacionadas con el ejercicio de su función política o por renta de alquiler.

En el apartado de los ingresos destacan las declaraciones de Catalina Montserrat, José Antonio Miranda o Miguel Ángel García Anguita, del PP y con las bases imponibles declaradas por encima de los 50.000 euros. La media ronda los 45.000.

Del lado contrario, el diputado que menos ingresos declaró fue Mercedes Barranco, de Podemos Andalucía, con poco más de 39.000 euros. La mayoría eligieron la tributación individual, incluso casados como Amelia Palacios, aunque también hubo quien la realizó conjuntamente, como Julio Millán. García Anguita declara la relación con su cónyuge, administrativa de ayuntamiento. La mayoría declara préstamos hipotecarios.

En cuanto a lo que han pagado de IRPF destaca el caso de Amelia Palacios con 13.644 euros, de Catalina Montserrat García con 13.168 o el del alcaudetense José Antonio Miranda con 11.667 (más de 14.000 euros de retención ante de la devolución). Millán con 5.043 euros, Férriz con 6.432 y Barranco 6.892 están en el otro extremo. Miranda recoge ingresos por actividades privadas. Únicamente este recoge en su declaración actividad privada, como participante ocasional en másters universitarios. Del mismo modo lo recoge por alquiler, aunque otros como Palacios lo hicieron por este concepto.