Ideal

Jaén despide hoy su 'maratoniana' feria

fotogalería

Las casetas con animación resultaron entre las más ganadores. / M. Á. C.

  • Tras una jornada para valientes el día grande de San Lucas baja el telón después de once días de fiesta, con previsión de sol y temperaturas casi veraniegas

Uno de los enemigos más temidos de los corredores de larga distancia es el conocido como muro del maratón: entre los kilómetros 30 y 35 de la carrera, a falta de menos de diez para la meta, el cuerpo dice que se acabó. Que no puede más. La causa principal es el cambio del sistema que se utiliza para obtener energía: de uno muy eficiente (las reservas de glucógeno) pasamos a otro mucho menos eficaz (las de grasa de nuestro cuerpo), lo que propicia la aparición repentina de una fatiga inmensa. Es el cerebro pidiéndote que pares. Psicológicamente hay que ser muy fuerte para seguir. La maratoniana feria de once días que vive la capital este año ayer atravesó su particular 'muro del maratón'.

Después de nueve días el cuerpo posiblemente les pedía parar. Pero ahí que aparecieron ellos, los incansables, los que psicológica, física y 'carterísticamente' tienen que ser de otra pasta. Los que se niegan a decir adiós al sol y a la feria para volver a la rutina, al frío y al frío. Hay que aprovechar. Muros a ellos. 'Winter is coming'.

Hoy alcanzarán la gloria de Los Campos Elíseos arropados seguro por un pelotón mucho mayor. Es la última etapa, la final, en la que alguno intentará lograr lo que no ha conseguido en las anteriores mientras otros se dejarán llevar saboreando la gloria. Jaén despide con día festivo en honor a su patrón su gran feria (en todos los sentidos). Se acabaron las semanas cortas y las noches largas. Al menos, por un tiempo.

Lo hará con el sol en todo lo alto para despedir a la última feria de las grandes de Andalucía en 2016, habiendo reinado el astro rey durante casi toda la feria, salvo un par de etapas intermedias (miércoles y jueves pasado). Poca agua pero la ha habido, por supuesto. La tradición es la tradición.

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) hablaban ayer de apenas un 5% de probabilidades de lluvia de 12:00-18:00 horas para la jornada de hoy y de un 10% a partir de esa hora. Las temperaturas además serán casi veraniegas, con mínima de 16 grados y máxima de 26.

Ayer el ambiente se concentró conforme avanzaba la tarde, con reclamos en varias casetas para captar a los valerosos 'feriantes'. Así ocurrió, verbigracia, en la Cien por cien, con la actuación del grupo Transistores y sus versiones ochenteras. Sobre las siete arrancaron los jienenses con temas clásicos como Sufre mamón, de Hombres G, o Mil calles llevan hacia ti, de La Guardia.

La asistencia creció, sobre todo de jóvenes, a partir de esa hora. En el ferial y en el botellódromo, a más hasta una noche de lo más animada. En alguna caseta incluso se acercó al del sábado, recordando a los 'ataques zombi' sufridos al ir armado por una cámara en mitad de la marabunta sedienta de fotografías, fotografías que igual al día siguiente no les hacen tanta gracia como creen en ese momento. De agobio creciente, tirones, eh tío, foto, foto, y sentirse en lo alto de una cinta estática andando sin avanzar, hasta que dan ganas de gritar a la compañera «Sálvate tú, vete, dile a mi madre que la quiero y al mundo que morí como un héroe».

No fue para tanto, de acuerdo, pero seguro que más de uno pensó que no iba a sobrevivir a esta feria. Y hoy sin embargo no querrá que acabe. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Pero si es bueno de verdad, que dure. En poco tiempo echaremos de menos la feria.

Uno de los enemigos más temidos de los corredores de larga distancia es el conocido como muro del maratón: entre los kilómetros 30 y 35 de la carrera, a falta de menos de diez para la meta, el cuerpo dice que se acabó. Que no puede más. La causa principal es el cambio del sistema que se utiliza para obtener energía: de uno muy eficiente (las reservas de glucógeno) pasamos a otro mucho menos eficaz (las de grasa de nuestro cuerpo), lo que propicia la aparición repentina de una fatiga inmensa. Es el cerebro