Ideal

Márquez confía en que Fernández Palomino aclare todo sobre las fuentes y la legionella en el juzgado

  • "Resultaría un arma muy interesante a los políticos que se pueda difamar claramente y con falsificaciones y que luego no pasara nada", dice el alcalde

El alcalde de Jaén, Javier Márquez (PP), se ha mostrado confiado en el que el portavoz del grupo municipal socialista en el consistorio jiennense, Manuel Fernández Palomino, dará todas las explicaciones ante el juez este miércoles cuando declare en calidad de investigado por el caso de las fuentes de Jaén cuando los socialistas denunciaron la presencia de legionella basándose en un informe presuntamente falsificado.

"Realmente las explicaciones las tendrá que dar él", ha dicho Márquez en rueda de prensa y ha recordado que fue un caso que en enero de 2014 hizo que la capital jiennense "saliera en la prensa de toda España cuando nosotros no teníamos absolutamente nada".

"Resultaría un arma muy interesante a los políticos que se pueda difamar claramente y con falsificaciones y que luego no pasara nada", ha dicho Márquez. Ha añadido que aunque Fernández Palomino no fuera el autor material del "falso informe", lo que sí es cierto es que "se beneficio del informe" con "un claro ánimo difamatorio".

Para el alcalde, las respuestas que dé en sede judicial Fernández Palomino "tienen que ser claras" para aclarar unas acusaciones que se hicieron en su día y que, según Márquez, eran "totalmente falsas".

Manuel Fernández Palomino está citado este miércoles a declarar en calidad de investigado por el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén y también está citado el gerente del la empresa Ecotech Segura, Cristóbal Díez, que fue el laboratorio que en enero de 2014 hizo un informe, por encargo del PSOE, sobre el estado de las fuentes de la capital jiennense y que advirtió de la existencia de legionella en dos fuentes del Bulevar y en el estanque de los patos del Parque de al Concordia.

Con este informe en la mano, el PSOE convocó una rueda de prensa denunciando la presencia de la bacteria en dichas fuentes y lo hizo convocando una rueda de prensa delante de una ellas, lo que revela para el alcalde que Fernández Palomino sabía que "allí no había nada".

El gobierno local (PP) negó la presencia de dicha bacteria y denunció por vía Penal al laboratorio y el PSOE por "crear alarma social". Dicha denuncia fue inicialmente sobreseída , pero el Ayuntamiento recurrió y la Audiencia de Jaén revocó el archivo.

Finalmente, el juez Miguel Sánchez Gasca ordena en un auto la declaración de Fernández Palomino como investigado porque "aprecia que de la declaración de este interviniente podrían derivarse consecuencias o responsabilidades penales en cuanto a un posible uso de documento falso, a sabiendas".