Ideal

A la cárcel por un atraco a mano armada en un salón de juegos de Jaén

  • Ayer en el juzgado se declaró inocente y dijo que sus ropas no son las que dicen los testigos, pero la jueza cree que era uno de los asaltantes

Antonio C.E. partió hacia la cárcel en un furgón de la Policía Nacional cuarenta y ocho después del atraco del miércoles pasado en un salón de juego de la calle La Luna de Jaén. La magistrada Carmen Ballesteros cree que él es una de las dos personas que entraron al establecimiento armadas con un machete y una pistola. Tras tomarle declaración durante una hora dictó contra él auto de prisión, a pesar de que se declaró inocente en todo momento.

El atraco lo dieron pasadas las seis de la tarde del miércoles. Dos hombres se pararon en la puerta del salón de juegos, se pusieron sendos pasamontañas, empuñaron las armas y entraron en el local para dar el golpe.

Tranquilos

Uno de los atracadores, se cree que Antonio C.E., le puso el machete en el cuello a una trabajadora del salón, mientras que el otro asaltante encañonó directamente a la cara a uno de los clientes que se encontraban tomando una copa o con las máquinas. Había siete u ocho clientes en el interior, por lo que la situación era extremadamente delicada. Exigieron el dinero. Y se tomaron su tiempo. Como lo que les dieron no les parecía bastante causaron destrozos en máquinas para acceder al cajetín y aumentar el botín. Este tipo de atracos suele resolverse en cuestión de segundos, en un minuto todo lo más. Sin embargo en esta ocasión los atracadores se demoraron bastante más. Prácticamente cinco minutos, sin dejar de amenazar con las armas a la empleada y a los clientes.

Lo que no sabían los asaltantes es que la parada que hicieron en la puerta para ponerse los pasamontañas había llamado la atención a un viandante, que llamó a la Policía. Así que pronto tuvieron a los coches patrullas en la zona. Los testigos vieron a uno de ellos huir hacia la Avenida de Madrid.

Detenido

Tras el intento de fuga uno de los asaltantes fue arrestado por agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de Jaén. Ayer, ante su señoría, Antonio C.E. insistió en que la ropa que describen los testigos como la que llevaba el atracador no es la suya. La jueza no lo creyó lo mandó a la cárcel tras tomarle declaración ayer por la tarde.

Nadie resultó herido en el atraco, aunque la chica que estaba atendiendo la caja del establecimiento estuvo al límite de su resistencia psicológica, según fuentes cercanas al caso. La tensión durante el asalto fue grande.

La Policía Nacional mantiene la investigación abierta.