Ideal

El sol vuelve a brillar en la feria

fotogalería

/ POVEDA

  • San Lucas entra soleado en su segundo fin de semana tras superar con nota dos días de lluvia

Que sale el sol y sacamos las camisetas de tirantes. Que llueve y sacamos la gabardina. Nene, coge el paraguas, que nos mojamos. Que vuelve el sol. Que si sí. Que si no. Que si bajamos a la feria. Que si nos quedamos en casa para no mojarnos. Que llueve. Que no llueve. Qué lío. Así fue ayer la feria. El miércoles era que llovía sí o sí. Ayer, incertidumbre. San Lucas en estado puro. Un ojo en el cielo y otro en la barra o en los cacharricos, que cuando finalmente triunfó el sol y la tarde se vino arriba muchos padres cayeron en la cuenta que era Día del Niño y bajaron a montar a su prole. Al final, día salvado y magníficas perspectivas de cara al segundo fin de semana festivo que se avecina.

En muchas de las casetas tenían ya el día garantizado de entrada con comidas de empresa e institucionales. Muy concurrida como siempre la del Colegio de Abogados, con Vicente Oya de anfitrión. Los jóvenes empresarios se dieron cita en El Búho, con gran ambiente. El Colegio de Enfermería celebró su tradicional encuentro con compañeros jubilados. CSIF, con Joaquín Álvarez, ofreció una recepción muy concurrida. La asociación de constructores también reunió a sus socios en un acto institucional.

La agrupación local del PSOE tuvo comida de hermandad. «Feliz de disfrutar una especial comida de feria con la gente de mi Agrupación, en un momento que todos sabemos difícil y complicado, y haciendo partido por encima de las diferencias que parece que puedan existir en torno a la situación actual. Gente comprometida con la gente, luchadora, con criterio. Socialistas de Jaén», secretario general. Ni en feria se le olvidan a Fernández las cuitas que le afligen.

Pero había mucho más. Los funcionarios de la Agencia Tributaria de Jaén disfrutaron de una tarde por todo lo alto. Las trabajadores de La Inmaculada acudieron a la feria con grandes flores blancas en el pelo. Los empleados del departamento de Infraestructuras de la Diputación, con José Castro, también ocupaban una larga mesa corrida en una caseta. Personal y usuarios de la residencia Siloé también pasearon por el ferial y se animaron incluso a darse un homenaje en las casetas de marcha. Era el ambiente de ayer de camaradería, de grupos de amigos, de compañeros de trabajo.

Cuando se levantaron las mesas de las comidas, las casetas discoteca se llenaron de un público tal vez más mayor del habitual, pero igual de desinhibido. Eso sí, al poner el pie fuera de la caseta ya estaba la incertidumbre otra vez. Que si llueve, que si no llueve, que si sacamos el paraguas o nos quedamos en tirantes. El tiempo estaba aún dudoso, pero poco a poco el sol fue barriendo a las nubes del cielo, y el ferial cogió temperatura. Los locales con animadores se pusieron pronto hasta la bandera. Y pronto el público de las comidas se comenzó a mezclar con familias que bajaban a echar la tarde en los cacharricos. Y luego llegaron ya los noctámbulos, en una de las noches a priori más flojas del ciclo festivo, encajada entre días laborables y en vísperas del fin de semana.

La Agencia Estatal de Meteorología anunciaba ayer buen tiempo a partir del mediodía de hoy, temperaturas de hasta veinte grados y nulas posibilidades de lluvia el sábado y el domingo. Con más incertidumbre se presenta de momento el otro hito importante que queda en esta feria, San Lucas el día 18.