Esperando que lluevan 'millones'

Lluvias anteriores en el olivar jienense./
Lluvias anteriores en el olivar jienense.

Los agricultores cifran en un 25% ya las pérdidas «irreparables» en el olivar, sufriendo sobre todo el de secano pero también el de regadío

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

El dinero no cae del cielo ni crece en los árboles, pero en la provincia de Jaén casi. Todo ello está relacionado. Que caiga agua, con un campo sediento y una cosecha que preocupa pendiente de las precipitaciones, es casi como que lluevan millones. Hay pérdidas que ya son «irreparables», según las organizaciones agrarias después de meses casi sin una gota. Sin embargo, aún se pueden salvar los muebles si el tiempo acompaña, empezando porque el cielo descargue, algo que pasará en los próximos días prácticamente con seguridad. El eterno veranillo de San Miguel parece que llega a su fin. No podía faltar el agua a su cita con la feria de San Lucas.

Y es que las previsiones de lluvia para hoy y mañana en la provincia son, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), del cien por cien. Cabe matizar que no significa que vaya a llover seguro, sino que las veces con anterioridad en las que la situación era como la actual llovió siempre, por lo que la probabilidad es altísima.

Agua para un campo sediento y al límite, que ya sufre daños «irreversibles». Así lo señalan desde la COAG Andalucía, que estima pérdidas en torno al 25% en la producción de aceite de oliva por la sequía en la próxima cosecha. «Hay una pérdida que ya se ha producido que tiene que ver con el rendimiento graso de la aceituna», lamentan. Un análisis en el que coinciden la gran mayoría de agricultores.

«Si el frío tarda en llegar y llueve mucho aún podemos salvarlo»

¿Qué ocurre si llueve bastante estos días? «Si el frío no se adelanta la aceituna puede recuperar mucho. Tenía que haber caído antes, pero el olivo es muy agradecido. Si llueve y hay un noviembre sin grandes heladas aún se puede recuperar», explica Luis Carlos Valero, gerente de Asaja. ¿Cuánto tiene que llover para eso? «Con cien litros se nos cambia la cara a todos. El hecho de que las temperaturas no sean altas ayuda a paliar el estrés que tiene el árbol», señala. «Está muy llegado por la sequía y ha empezado a vivir del fruto y del agua», lamenta.

«El aceite se hace en septiembre y octubre, el mayor tanto por ciento, la transformación en azúcares y grasa. Lo ideal es que igual que el agua ha tardado que tarde también en llegar el frío, algo se podría arreglar».

«Sin agua prácticamente los frutos van a ser hueso y piel. Ahora hay que valor, en primer lugar, que haya suficiente grado de aceite como para que merezca la pena recogerlo, y en segundo lugar la calidad del aceite, que será inferior a la que hubiera sido con más agua», ha señalado Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de Asaja-Jaén.

«La falta de lluvias ha ocasionado que el olivar se encuentre en una situación de estrés hídrico que hará que la producción no sea la esperada», lamentan desde la organización agraria. Está afectado hasta el punto de que el fruto se está momificando y cayendo al suelo, totalmente seco, en estos casos, «los árboles se encuentran dañados de forma irreversible, sin posibilidad de recuperación para esta campaña y con posibilidad de que la escasez de agua acabe pasando factura en años futuros».

Estable a más de 3 euros

Además, el fruto que no se ha caído es de pequeño calibre y es posible que no llegue a recogerse, debido a que el olivo ha acelerado la maduración del fruto sin apenas producir aceite, por lo que se espera un rendimiento muy bajo. En los olivos de riego, pese al agua que reciben, no consiguen la turgencia en el fruto porque vuelve a arrugarse a los pocos días, de forma que la maduración no se desarrolla de forma correcta.

El Consejo Oleícola Internacional (COI) estima la producción de aceite de España para la campaña 2016-2017 en 1.380.000 toneladas. De ellas, cerca de medio millón se producirán en Jaén. La COAG Andalucía considera que habrá que revisar a la baja estas previsiones, ya que la cosecha se va a reducir, incluso aunque llueva en los próximos meses. «Si no tenemos un mes de octubre por encima de los 60-70 litros esa previsiones van a caer mucho. Y no solo en el de secano, también en regadío. Estamos muy preocupados», admiten desde UPA-Jaén.

A ello hay que sumar la disminución de cosecha en otros países productores, con una disminución del 7% respecto a la campaña anterior según el COI (Otros organismos, como GEA Iberia, cifran esta disminución en un 11%, aseverando que el descenso de cosecha a nivel mundial no garantiza el abastecimiento al 100% en la próxima campaña).

Por ello la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), a petición de UPA y otras organizaciones, ha aprobado ampliar el periodo de riego de apoyo y extraordinario para el olivar hasta el 15 de octubre.

La buena noticia es que los precios medios en origen se mantienen por encima de los tres euros y que no hay mucho en reserva, por lo que algunos productores están esperando antes de vender (3,12 euros por litro de aceite esta última semana de media según Poolred; el lampante a 3,08, el virgen a 3,12 y el extra a 3,14).

Previsión hasta 2017

La Aemet calcula que en los próximos tres meses hará más calor del previsto por la media que este organismo tiene calculada con los valores registrados entre 1980 y 2010. Para el sureste del país se espera que, con un 50% de probabilidad, haga más calor.

Las cifras que maneja la Aemet además muestran que las lluvias acumuladas durante los últimos tres años son más escasas de lo habitual, por lo que se hace necesario que comience a llover con más regularidad.

Fotos

Vídeos