Ideal

El recinto, de menos a más

fotogalería

Este grupo de 14 amigas asegura tener vestidos para vestirse de flamencas «muchos más días» en esta Feria de San Lucas 2016. / Laura Velasco

  • La primera jornada atrajo al público a La Vestida bien entrada la tarde, a partir de las 17:00

La Carretera la Guardia no ha visto en todo el año a tantas personas pasear por sus aceras. A medida que pasaban las horas, familias, niños, jóvenes y no tan jóvenes bajaban por ella en dirección a La Vestida, llenando de vida, flores y color Jaén. De menos a más. «La hora buena son las 19:00 de la tarde, después de unas tapas por el centro y unas copas en el botellón», comentaba un grupo de amigos que se dirige calle abajo cargado de botellas de alcohol.

Y es que no fue hasta aproximadamente las 17:00 de la tarde cuando el recinto ferial Alfonso Sánchez Herrera comenzó a aparentar que, aunque no lo parezca, estamos en feria. Los 29 grados de máxima que ayer se alcanzaron al mediodía no se asociaban precisamente con octubre. Se repitieron los tirantes, sandalias, abanicos, granizadas y gafas de sol, ya que éste no dejó de brillar en toda la jornada.

Porque ayer se distinguían, a grosso modo, dos grupos de personas. El primero, formado por los que decidieron comer en el recinto ferial y continuar la fiesta hasta que el cuerpo aguantase. El segundo, los que comenzaron la feria en el centro -que ayer estuvo todo el día abarrotado- y la acabaron bailando sevillanas en las casetas bien entrada la tarde, una idea que no agrada a todo el mundo. «No entiendo es la promoción que hacen de la feria de día, ya que la feria está en el recinto ferial y no en el centro. Nosotros aquí lo estamos pasando fenomenal», resaltó Gonzalo Calahorro, presidente de la Hermandad del Rocío de Jaén.

Gonzalo Calahorro, vestido de corto, fue la excepción que confirmaba la regla con respecto a los hombres, ya que la mayoría vestía de calle y no se atrevió con estos trajes. Lo contrario sucedió con las mujeres. Cientos de flamencas adornaron el recinto con sus vestidos, muchos 'reciclados' de años anteriores y otros tantos de estreno tras una buena inversión. «Hace muchos años que no venía ya que soy de aquí porque he vivido fuera, así que me he comprado un traje para la ocasión. Se me ha ido un poco del presupuesto inicial pero estoy encantada con él», declaraba entre risas la jienense Eladia Arenas.

Juventud y botellón

La mayor parte de la juventud hizo un parón en la zona del botellón, buscando ahorrar unos euros. «Compramos el alcohol en el supermercado, bebemos unas horas aquí y ya nos vamos a bailar a las casetas. La economía no está como para estar pagando copas, teniendo en cuenta que son 11 días de feria», indicaba Rosalía García y su grupo de amigos.

«La mejor opción para nosotras es venir a comer, pasar la tarde y luego hacer botellón de 00:00 a 3:00 de la madrugada. Además, pensamos vestirnos de gitanas todos los días», añadían por su parte Carmen Carrillo, Marta Antón, María Isabel Sánchez, y Eva Torres, que formaban parte de un amplio grupo de 14 chicas vestidas de flamencas.

En los días grandes de Jaén todos tienen cabida, y algunos aprovechan la ocasión para despedir la soltería. «Nuestra amiga Bibi se casa y hemos venido hoy a celebrar la despedida de soltera, no hay mejor forma de celebrar la boda que en nuestra feria», destacaron Lina Espinosa e Isabel García, que con algunas copas de más no pararon de bailar flamenco.

Y como no, los niños fueron de los que más disfrutaron de la feria. Esperando con ilusión para subir a las atracciones -aunque algunas permanecieron cerradas- a la mayoría no se le borró la sonrisa de la cara en toda la tarde. Como anécdota, la de los ponis cambió los animales de carne y hueso por figuras. Quizás el escrito que Pacma presentó al Ayuntamiento hace dos meses, donde solicitaba prohibir la instalación de atracciones de feria con animales, tiene algo que ver.

Ayer la feria fue de menos a más, por lo que ahora sólo queda esperar para comprobar si los jienenses logran aguantar con la misma ilusión y alegría los 10 días de fiesta que quedan por delante.