Ideal

Magia e ilusión para recibir a San Lucas

fotogalería

La piloto de una avioneta saluda a todos los niños que esperan el paso de la cabalgata. / LORENA CÁDIZ

  • Saltimbanquis, hinchables, hadas, cabezudos... Todo eso y mucho más hubo en la cabalgata con la que ayer por la tarde se dio el pistoletazo de salida a la Feria

Los había de todas las edades. Incluso con meses, incapaces de tener los ojos abiertos, y aún así sus padres los tenían en primera fila para que no perdieran detalle. Los niños son los grandes protagonistas de la Feria y en su inauguración queda más que demostrado. La tradicional cabalgata con la que, cada año, se da la bienvenida a San Lucas, fue ayer por la tarde un derroche de magia, ilusión, color y música.

Si hubiera que buscar un argumento para hilar a todos los personajes que aparecieron en la cabalgata, sería difícil encontrarlo. Hubo de todo: un caballo, un caballito de mar, un dragón, una mariquita, una araña... Todos ellos hinchables y de grandes dimensiones que dejaban a los pequeños con la boca abierta.

Hubo cabezudos, un pavo real con hadas sentadas sobre sus plumas, muñecos gigantes fosforitos, que bailaban al ritmo de la música, bicicletas voladoras... pero quizás lo que más llamó la atención fue lo más tradicional, lo de siempre: los saltimbanquis o los acróbatas, como quiera llamarse.

Vestidos de rojo, con las caras pintadas y algunos acompañados de sus propios hijos, se paraban en mitad de la calle para formar figuras y saltar por los aires, lo que hacía estallar en aplausos a los presentes. Incluso hubo improvisaciones con el público, y alguna 'gitanilla' experimentó en sus propias carnes lo que es volar por los aires.

Jaén estaba ayer de bote en bote. El tiempo acompañó y las calles estaban llenas de gente esperando el paso de la cabalgata, y las terrazas con colas para coger mesa. El arranque de Feria no pudo ser mejor, y buen tiempo es lo que se espera para los próximos días, aunque seguramente la lluvia hará en algún momento su aparición, como ya es tradición en San Lucas.

A pesar de las obras que se están haciendo para reparar la plaza de Santa María, como cada año, la cabalgata partió de allí para hacer una ruta por la calle Campanas, la plaza de San Francisco, Bernabé Soriano, plaza de la Constitución, Virgen de la Capilla y Avenida de Madrid, hasta esquina con la calle Virgen de la Cabeza, donde estaba previsto el desmontaje. De ahí, fueron muchos los que directamente se bajaron al ferial, donde a las nueve de la noche se produjo el encendido oficial de Feria.

Eso sí, las obras de la plaza de Santa María no han llegado a tiempo para eliminar los múltiples baches que se acumulan en la calle Campanas, y también en la plaza de San Francisco, y que ayer se convirtieron en un peligro para los grandes muñecos y los cabezudos, que trataban de luchar contra la gravedad en su avance cuesta abajo, y a los que tuvieron que ayudar los técnicos.

Pregón

Antes de que todo el desfile comenzara, en el teatro Darymelia, el ex alcalde 'popular', Alfonso Sánchez Herrera, pregonaba la Feria de San Lucas haciendo gala de su humor y de su carisma. Ante una sala prácticamente llena, Sánchez Herrera recordó anécdotas de su larga trayectoria política y recordó que el recinto ferial lleva su nombre, «a pesar de que hubo un intento de quitarlo, pero les alió el tiro por la culata». «La historia de Jaén está escrita y ahí se queda», dijo, y pidió «a quien corresponda» que se reponga la placa con su nombre en el recinto.

El ex alcalde habló con guasa de todo lo típico de la Feria: las casetas, «los turrones, churros y chocolates, que si nos faltaran no se qué haríamos con los torrecampeños, que son sus principales consumidores».

Habló de las luces y de «los dos millones de bombillas» o de los toros. «En mi época como alcalde había siete festejos, una novillada y el bombero torero. Incluso Margarito decía aquello de 'Jaén y cierra España'... Ahora hay lo que hay, creo que los antitaurinos se están pasando».

Continuó mencionando la lluvia porque «sin lluvia no hay feria» o el Hípico. «Eso si que es para echarse a llorar, no tenemos ni Hípico ni aparcamiento». El lagarto de Jaén, el flamenco o los niños. «Seamos como niños estos días y veréis que bien lo vamos a pasar», dijo.