Ideal

Fin a 5 meses de bajada de paro

Fin a 5 meses de bajada de paro
  • Jaén registra una nueva subida en el desempleo, con lo que se alcanzan ya los 57.797 parados

  • El sector servicios fue el más perjudicado el mes pasado, con 1.306 personas más que fueron a la lista del paro en ese periodo

Se esfumó la buena racha de cinco meses consecutivos de bajada del paro. Desde abril, Jaén había acumulado varios meses en los que había generado empleo. Hasta que llegó septiembre y, con él, la finalización de la temporada estival. El mes pasado la provincia regresó a la senda alcista del paro, que ya había vivido en febrero y marzo, cuando daba sus últimos suspiros la campaña de recolección de la aceituna. De esta forma, el desempleo subió en 651 personas, colocando en 57.797 la cifra total, un 1,14 por ciento más respecto al mes anterior, según datos dados a conocer ayer por el Servicio Público Estatal de Empleo.

Vuelve a ser el sector primario el que mantiene el empleo provincial con una bajada de 576 personas, por las contrataciones de preparación de suelos y otras labores propias que faciliten la recogida de la aceituna así como por los contratos generados en campañas como la vendimia tanto en territorio nacional como las peonadas trabajadas en Francia. También se redujo en la construcción, con 242 personas.

El sector servicios sigue sumando malos resultados, con una subida de 1.306 parados y eso que septiembre retoma las contrataciones en educación con la reincorporación de profesores interinos con el inicio de curso, que no compensan los que se pierden ligados a la temporada de vacaciones alargada por la buena climatología del mes pasado: hostelería y comercio. De hecho, el sector servicios supone ya el 56,5 por ciento del total de parados de la provincia. El paro también subió en el sector industrial con 75 personas, mientras que el colectivo sin empleo anterior aumentó en 88. Por su parte, la afiliación a la Seguridad Social bajó en septiembre en 1.334 cotizantes menos.

UGT Jaén sigue demandando que se derogue la reforma laboral, que «es en buena parte la culpable de la situación por la que atraviesa la Caja de la Seguridad Social, puesto que con salarios de 400 euros y con contratos de dos horas, este país no puede sostener el sistema». Además, incide en la necesidad de actualización de los salarios, ya que «la patronal tiene que ser plenamente consciente de que la situación de los ocho últimos años, con el trasvase de las rentas de trabajo a las rentas del capital, se ha acabado y reclamamos la actualización para el próximo año del Salario Mínimo Interprofesional para situarlo en la senda de los 800 euros».

Por su parte, CC OO denuncia la situación en la que se encuentran los trabajadores y trabajadoras del sector hostelero y comercio de Jaén, que «a pesar de haber tenido una campaña récord en materia de pernoctaciones, visitas y asistencia hostelera, esto claramente no se traduce en empleo». «El empleo sumergido y la realización de horas que se hacen y no se pagan es un mal endémico en Jaén, que se ha agravado en los últimos años, como consecuencia de la existencia de amenazas e intimidaciones sobre las plantillas para que trabajen gratis», denuncia. El sindicato muestra además su preocupación, por las 45.132 personas paradas sin prestación en la provincia, fiel reflejo de «la desesperante situación en la que se encuentran la mayoría de parados». Además, tan solo el 16,32 por ciento de los parados cobran la prestación contributiva, frente al 83,68 por ciento de los parados que cobran algún tipo de subsidio.

Joaquín Álvarez, presidente provincial de CSIF Jaén, subraya que «aunque los contratos indefinidos hayan aumentado con respecto al mes anterior y de forma anual, estos solo siguen siendo un 3 por ciento de los contratos que se realizaron en Jaén en septiembre». Además, pese a que haya bajado en el cómputo global el número de parados en la provincia con respecto al año anterior (-8.108, un -12,30 por ciento), «Jaén mantiene los mismos síntomas que hace varios años ya que los desempleados continúan vacilando entre agricultura y servicios, los contratos indefinidos son mínimos y la industria y la construcción permanecen prácticamente estancadas». «Hay que intentar –añade– cambiar eso para que Jaén tenga una base sólida de empleo y la estacionalidad no provoque una incertidumbre constante en los trabajadores», concluye Álvarez.

Para la Confederación de Empresarios de Jaén (CEJ), «aunque el mercado laboral de la provincia mejora en el cómputo anual, la inercia alcista de la economía puede empezar a desacelerarse si no se activan políticas que favorezcan la creación de empresas y la actividad económica, especialmente en Jaén, donde la economía está tan expuesta a las variaciones del empleo estacional de la agricultura y los servicios».