Ideal

«Dentro de quince o veinte años los ordenadores habrán desaparecido»

«Dentro de quince o veinte años los ordenadores habrán desaparecido»
  • Ignacio Pérez Dolset ofrecerá el próximo jueves a las 20 horas en el Aula de Cultura de la Diputación Provincial de Jaén, una ponencia dentro del ciclo de Aula de Emprendimiento promovida por IDEAL

Ignacio Pérez Dolset es uno de los emprendedores tecnológicos más importantes de España, casi un visionario en el ámbito nacional, aunque él lo niegue taxativamente. Su nombre va ligado a proyectos como los videojuegos 'Commandos' (el más vendido de la historia de España y el segundo del mundo en su año) o 'Praetorians', y a películas de animación como 'Planet 51' (estrenada en 170 países, con una campaña de publicidad al nivel de Pixar o Dreamworks) y actualmente tiene en desarrollo una de cientos de millones de Paramount. Es el fundador y CEO de U-tad, y fundador de Pyro Studios y de Ilion Animation Studios, de la que es CEO José San Román. Y es de Jaén, cosecha del 70.

-¿Se puede triunfar en este mundo desde Jaén, Almería o Granada?

-Aquí no hay misterio. Se puede hacer todo en esta vida. El problema es con qué dificultad. Utilizo siempre un símil deportivo. En España hace unos años Paco Fernández Ochoa fue campeón olímpico en esquí, desde entonces ha habido casos aquí y allá, pero pocos. ¿Por qué? Porque no tenemos estaciones de esquí ni las infraestructuras que tienen en Canadá, Suiza y países donde ganan. Mira las motos. Como las hay y miles se preparan ganamos. Pues aplíquese esto al mundo digital. Nosotros hicimos un Commandos en España, en La Herradura en Granada, y fue de una dificultad épica. Con 18 personas, dos habían trabajado en videojuegos, el resto tenían mucha ilusión pero venían de su casa. Hay como mínimo tantas startup de éxito de españoles en Estados Unidos como en España, porque allí hay infraestructuras. Necesito estar con otra gente, compartir conocimiento, instituciones bancarias dispuestas a invertir de forma importante porque saben de esto u otros que sepan llevarlo al mercado porque ya lo han hecho y bien.

-«Europa se está perdiendo la revolución digital», ha dicho ¿Seguimos estancados o hay brotes verdes?

-No vamos bien. España no, seguro. En algunos países de Europa lo están haciendo mejor. Inglaterra, Alemania, Escandinavia. El sur no. Nos falta tanto, hay que tomárselo en serio, estamos viviendo la revolución más trascendente desde la industrial, dentro de 200 años se estudiará y se recordará así. Es el motor de la economía americana. Para Obama ya lo era hace ocho años, fue lo primero que hizo al llegar a la Casa Blanca, reunir a los líderes del sector a ver qué necesitaban y qué hacía falta y vender al mundo «este es nuestro motor», haciendo campaña a favor de programación, app y digital.

-¿Qué lugar ocupa actualmente España en este mundo?

-Ni en el top 30 seguro. Y aquí los ganadores se lo llevan todo. Uno mira el número de productos que consumes desde la mañana a la noche, hardware, las redes sociales, Uber... Desde el primero hasta el último. Hay algunas empresas españolas que lo han hecho bien, Inditex es un ejemplo. Pero es la excepción. El retraso llama al retraso. No hay experiencias de éxito y no se atreven y así el segundo no se puede beneficiar de lo que ha hecho el primero. ¿Cuánta gente trabaja en España en trabajos digitales? Seguimos teniendo trabajos muy tradicionales. Algunos países por necesidad o convicción lo han hecho mucho mejor: Letonia, República Checa, Estonia, Polonia, Japón y demás. Su autonomía estaba por inventar.

-¿Qué tiene que hacer España para al menos competir ?

-Una transformación de la educación y un cambio del modelo financiero para poder desarrollar una auténtica generación de conocimiento, que fluyan las experiencias y haya un ecosistema. Que hubiera en el Gobierno un ente importante encargado de esta transformación digital, con poder real. Un Ministerio digital, es el principio. Hay empresas que lo han hecho muy bien, Privalia (comprada por la francesa Vente Privee por 500 millones), en videojuegos Social Point. Esto no es el futuro, es el presente rabioso. Lo que más se demanda en el mundo son programadores y gente que sepa de producción digital. Parece que en España estudiando eso se corre un gran riesgo, que te iría mejor con Geografía e historia, por decir algo. La banca española después de ver lo que ha ocurrido en otros sectores se ha dado cuenta de que esto hay que transformarlo. Otros están a verlas venir. Lo dicen los presidentes de BBVA, Santander o Bankia. Transformación digital o muerte.

Un futuro sorprendente

-Ahora que habla de predicción a diez años vista ¿Qué nos deparará el futuro? ¿Algo que desaparecerá y algo nuevo imprescindible?

-En la innovación nunca se sabe, se basa precisamente en la capacidad de cambiar de idea y no ser fundamentalista de ninguna teoría. A final de los años 80 la gran revolución era la videoconferencia, no la telefonía móvil ni la transmisión de datos. Cuando se lanzó el móvil se dijo que dos millones sería su techo, que no había mercado para más; o cuando apareció la Playstation que le iba a costar, estando Sega y Nintendo muy instalados. Lo último sorprendente es la convergencia digital, tenemos varios productos diferentes para acceder a un mismo contenido. Me cuesta mucho pensar hacia dónde va este mundo. Una cosa que va a desaparecer serán los ordenadores. En 15 o 20 años no habrá procesador, se va a ir a la nube. No cambiarás de PC sino que contratarás velocidad de proceso. El concepto de un ordenador con tu tarjeta gráfica y todo eso desaparecerá. Aunque me puedo equivocar radicalmente. Triunfar creo que la realidad virtual y la aumentada, la combinación de ambas. En videojuegos se puede todo, y de aprendizaje, que es el siguiente paso. Poder visualizar un edificio a través de una app en el sitio donde se va a construir o en Medicina utilizarlo en operaciones, en la televisión para romper la barrera de las dos dimensiones... Google surgió en 1998 y quién se podía imaginar lo que es hoy. Modelos de negocio siguen saliendo y muchas cosas no podíamos ni soñarlas. Bill Gates dijo hace unos años: «No sé quién es mi competidor pero sé que está en un garaje».

-¿Qué le recomendaría a un joven?

-Lo primero que hemos detectado en España es la falta de gente preparada, por eso decidimos montar la Universidad (U-tad, en Madrid), con más de 1.100 alumnos en este curso y casi 400 profesores, el 80% en activo en sus empresas, con un laboratorio de proyectos para reunir bajo el mismo entorno a todos. Buscando eso que no tiene España, un mini Silicon Valley. Somos el primer centro en Europa continental con un grado de cuatro años de animación digital, desde 2011. Estados Unidos lo imparte en la universidad desde 1976. No es casualidad que ellos hicieran Pixar y nosotros no. Un joven debe buscar el conocimiento y qué es lo que le gusta. Hay múltiples perfiles, programación, ciberseguridad, guerra virtual, programador pensando en la funcionalidad, artistas que creen todos los elementos visuales... Más de la mitad del presupuesto de una película hoy en día es 'mentira', está hecho por el diseño. También se puede reciclar gente del mundo de la comunicación, de publicidad, de periodismo, hay que adaptarse. Internet, por ejemplo, permite que alguien que en Jaén tiene un producto relativamente exclusivo como cosméticos con aceite o algo así pueda venderlo en todo el mundo. Aunque no es solo colgar una página web, hay que saber promocionarse. Oportunidades hay. Además, seguirá habiendo taxistas y pilotos, y un camarero y un cocinero y un señor que vigila las hamacas en la playa. Los trabajos convencionales continuarán en un 40-50%. ¿Hace 30 años cuanta gente usaba un ordenador para trabajar? ¿Y hoy? Incluso hay trabajos físicos que se beneficiarán, como el reparto de paquetería por la compra cada vez mayor por internet.

-¿Alguna gran producción en ciernes?

-Sí, sí, a tope. Ahora mismo hay 350 personas en ese estudio (cerca de un 60% españoles). Hicimos Mortadelo después de Planet 51 y ahora estamos haciendo una producción muy grande con Paramount, de cientos de millones, llevamos dos años trabajando en ella y estará para el verano.

-¿Amusement Park (Parque de atracciones)?

-No podemos decir nada, son muy estrictos con eso.

-¿Lo digital abrirá la brecha entre ricos y pobres o podría estrecharla?

-(Resopla) Es difícil decirlo. Por sí mismo no creará desequilibrios, pero lo digital tiene una naturaleza global. Mira Hollywood y el cine, el primer negocio global de verdad. Desde una sola ciudad ha dominado el mundo. No hay una industria similar. La más importante del siglo XX en Estados Unidos. La digital al ser una con tanto impacto y tantos sectores influirá más. Tu antes podías hacer coches o no, pero ahora el problema es que es tan grande el impacto que los que sí lo tengan aumentarán sus brechas con los otros. La revolución industrial marcó la diferencia, yo me crié estudiando que España no la hizo y se quedó empobrecida y Francia o Inglaterra la hicieron y se convirtieron en potencias. Ahora puede pasar igual.