Ideal

Arranca la campaña oleícola pendiente de las lluvias

Arranca la campaña oleícola pendiente de las lluvias
/ EFE
  • Las precipitaciones el calibre de la aceituna de cara una campaña en la que se prevé una cosecha media de aceite de oliva con expectativas a la baja

Con la llegada de octubre arranca la nueva campaña oleícola 2016/2017 pendiente de que lleguen las ansiadas lluvias que mitiguen el estrés hídrico que padece el olivar como consecuencia de la falta de precipitaciones y de las altas temperaturas.

Unas anheladas precipitaciones que engordarían el calibre de la aceituna de cara una campaña en la que se prevé una cosecha media de aceite de oliva con expectativas a la baja si no hay una buena otoñada de lluvias.

Todas las fuentes consultadas coinciden en señalar que la inminente cosecha de aceite de oliva será muy parecida a la anterior, la 2015/2016, que se ha caracterizado por una producción de 1,4 millones de toneladas, con precios medios en origen de unos tres euros el kilo y con una calidad extraordinariamente buena, de las mejores de la historia.

La diferencia respecto de la pasada puede radicar en que la falta de lluvias pueda motivar que la cosecha media-alta que se vaticinaba tras el cuajado del fruto tenga una tendencia a la baja, con unas peores expectativas al acusar el olivar de manera significativa la ausencia de lluvias, principalmente en el de secano cuya producción se puede ver ciertamente mermada.

Así lo indica Cristóbal Gallego, el jefe de los servicios técnicos de Asaja en Jaén y presidente del grupo de cooperativas Jaencoop, quien no tiene ninguna duda de que la falta de lluvias influye de manera "muy negativa" en el olivar y en la aceituna, por lo que no descarta que la cifra final de cosecha en España pueda ser inferior a los 1,4 millones de toneladas al haber plantaciones con "mucho estrés hídrico".

En similares términos se pronuncia el secretario de la Denominación de Origen Protegida Sierra de Cazorla, Emilio Tíscar, quien pronostica que la cosecha estará, como siempre, condicionada a la meteorología, por lo que de no llover en este mes, la cosecha será media con tendencia a la baja.

Por su parte, el secretario de la COAG en Jaén, Juan Luis Ávila, muestra su "preocupación" por las condiciones meteorológicas adversas para el olivar (ausencia de lluvias y altas temperaturas), por lo que entiende que el cultivo "está al límite, salvo en los riegos del Guadalquivir) y la aceituna "está mermada en algunas zonas".

De seguir así este panorama, Ávila se atreve a pronosticar que la provincia de Jaén, la mayor productora del mundo, generará entre 400.000 y 450.000 toneladas cuando en la campaña 2015/2016 alcanzó las 529.000.

Ávila alerta que la falta de lluvias puede también afectar a la siguiente cosecha, pues el retallo del olivo se define en esta inminente campaña, por lo que considera que el otoño es "clave y porque una buena otoñada temprana mete muchos más kilos de aceite".

El presidente provincial de Infaoliva y de la Confederación de Empresarios de Jaén (CEJ), Manuel Alfonso Torres, también tiene claro que la cifra final de aceite de oliva estará en la horquilla de los 1,3 y 1,4 millones de toneladas, y asegura que el menoscabo que puede haber por la falta de agua se puede compensar por la aceituna de verdeo que podría tener un cierto trasvase para aceituna de almazara.

En cualquier caso, las cifras de las que ahora se hablan tendrán que ser confirmadas en los próximos días en el tradicional aforo de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía, el primer test solvente y con rigor del avance de cosecha de aceite de oliva, que suele acertar en los pronósticos debido a los años de experiencia de los técnicos que llevan aforando las parcelas olivareras a lo largo de varias décadas.

A la espera de que comience la recolección de la cosecha temprana en este mes, el enlace resultante de la recién finalizada campaña estará en la frontera de las 300.000 toneladas de aceite de existencias en una campaña en la que se han producido 1,4 millones de toneladas, se han importado 111.000 y se han comercializado 1.262.000, 790.000 de las cuales destinadas a exportaciones y 471.500 al mercado interior hasta el pasado agosto.