Ideal

El pleno aprueba tratar los residuos de Jaén capital en el vertedero provincial

  • La subida inicial del 16 por ciento que planteaba el gobierno local en julio se ha cambiado por una bajada de un 7,5 por ciento en la tasa, tal y como se pedía desde la oposición

El pleno del Ayuntamiento de Jaén ha aprobado con los únicos votos en contra de los tres concejales de Jaén en Común (JeC) la encomienda a la Diputación para que los residuos orgánicos de la capital comiencen a tratarse de forma inmediata en el vertedero provincial.

De esta forma, la empresa mixta Resur Jaén será la encargada a partir de ahora del tratamiento de las 54.000 toneladas que anualmente general la capital jienense, mientras que la Diputación será la encarga de la gestión del cobro de la tasa que cubrirá este servicio. Además, el pleno ha aprobado un descenso medio en la tasa de basura de un 7,5 por ciento.

El equipo de gobierno local ya llevó esta propuesta al pleno el pasado mes de julio, pero finalmente se retiró del orden del día ante la negativa de la oposición a aprobar la medida con una subida aparejada de un 16 por ciento en la tasa de basura.

Ahora, la propuesta ha regresado al pleno y ha quedado aprobada, pero la subida inicial del 16 por ciento que planteaba el gobierno local en julio se ha cambiado por una bajada de un 7,5 por ciento en la tasa, tal y como se pedía desde la oposición.

El concejal de Hacienda, Manuel Bonilla (PP) ha destacado en sus intervenciones que la utilización del vertedero provincial es una cuestión "urgente" sobre todo porque los informes técnicos municipales revelan que la vida útil del vertedero municipal finaliza el 30 de septiembre.

"La solución es la única posible porque todo lo demás incrementaba el coste de servicio", ha dicho Bonilla y ha añadido que la negociación con Diputación "no ha sido fácil" ya que "se nos exigió desde un primer momento garantías de pago" y dada la situación económica del Ayuntamiento "entendemos que se podía haber hecho una excepción".

Ha subrayado que desde el equipo de gobierno local se mantenía como "mejor propuesta" optar por la subida de un 16 por ciento en la tasa de basura, pero ha reconocido que tras el rechazo en bloque de la oposición a dicha subida sería "una frivolidad" impedir una alternativa al vertedero municipal.

También ha rechazado la posibilidad de la municipalización de dicho servicio de tratamiento de basuras y lo ha calificado de "quimera" puesto que "no hay capacidad financiera en el Ayuntamiento para una nueva planta de tratamiento".

Desde el PSOE, su portavoz Manuel Fernández ha mostrado la satisfacción de su grupo por la decisión y por la rebaja en la tasa de basura Fernández. Para el portavoz, la propuesta aprobada es "buena y barata" y además "a día de hoy no hay otra solución posible". "Estamos demostrando que con trabajo esta ciudad puede tener mejores servicios y tenemos que gestionar las mejoras", ha dicho Fernández.

Por su parte, el concejal no adscrito, Iván Martínez, ha lamentado "el mal control de las concesionarias y sobre el vertedero que se ha llevado a cabo desde el equipo de gobierno", y aunque ha lamentado que la gestión del cobro se vaya a hacer desde la Diputación, los no adscritos han votado a favor de la propuesta por entender que "a estas alturas" no había otra solución posible.

La única voz discordante en esta cuestión del vertedero ha sido la de JeC que la han rechazado por entender que implica una pérdida de autonomía municipal y además impide a la cuidad decidir sobre la gestión de los recursos. El tercer punto para rechazar la propuesta en por no aclarar la situación en la que quedan trabajadores del vertedero municipal.

"Se ha esperado al final y ha sido una negociación mala y en malas condiciones, de la que solo ha salido beneficiada la Diputación", ha dicho el portavoz de JeC, Manuel Montejo. Ha acusado al equipo de gobierno local de "haber consentido una gestión negligente del vertedero" y ha añadido que finalmente lo que se ha llevado a pleno "no es un convenio de cooperación sino de subordinación con Diputación" debido a la posición de "debilidad" con la que ha tenido que negociar el Ayuntamiento.