Ideal

El Complejo Hospitalario trabaja en el proyecto del búnker para los futuros aceleradores lineales

  • Para el tratamiento de pacientes con cáncer

El Complejo Hospitalario de Jaén trabaja en la elaboración del proyecto del búnker que albergará los dos nuevos aceleradores lineales de electrones para el tratamiento de pacientes con cáncer, cuya instalación se prevé para "finales" del año que viene o "principios de 2018".

Así lo ha señalado este lunes el director-gerente, José Luis Salcedo, a preguntas de los periodistas sobre las previsiones para contar con este nuevo equipamiento, que forma parte de los equipos de última generación que la Junta adquirirá con cargo a la donación realizada por la Fundación Amancio Ortega para este fin y que supondrá 40 millones de euros para el periodo 2017-2020.

Salcedo ha explicado que "se está haciendo ahora mismo el proyecto del búnker", que es una "obra compleja". "A partir de ese momento, estará ejecutado en 2017, y a finales de 2017 o principios de 2018 se hará la instalación del acelerador", ha comentado.

Tras señalar que "el búnker debe estar adaptado a las dimensiones de la máquina", de modo que "son secuencias hay que tener claras desde el principio", ha apuntado que la instalación se produce "ya con todos los permisos del Consejo de Seguridad Nuclear" y, posteriormente, tiene lugar la calibración de la máquina, "que dura dos o tres semanas".

Una vez que estén instalados, se comenzaría el desmontaje del acelerador más antiguo de los dos con los que en la actualidad cuenta el Complejo Hospitalario jiennense, que "aún está en uso" y de hecho "le quedan bastantes años".

"Tendremos tres aceleradores nuevos, de última generación, que contrasta mucho con la situación que había no hace mucho tiempo, cuando teníamos que derivar pacientes fuera. Es un cambio cualitativo importantísimo para una patología tan sensible y de tanto impacto social como es el cáncer", ha manifestado el director-gerente.

Cabe recordar que el Complejo Hospitalario de Jaén posee el segundo acelerador lineal de electrones desde marzo de 2015. La Junta de Andalucía invirtió en este equipamiento 2,3 millones de euros, de los que 448.315 euros se destinaron a la construcción de las dependencias que lo alberga.

Con él se ha mejorado el tratamiento de diversos tipos de cáncer, ya que aumenta la precisión de su imagen gracias a un colimador multiláminas de 160 unidades o permite realizar la denominada 'radioterapia de guiada', que supone más garantías de éxito en las sesiones de los tratamientos que se lleven a cabo.