Ideal

A la caza de negocio

Una niña observa varias jaulas con perdices en brazos de su madre ayer en Ifeja.
Una niña observa varias jaulas con perdices en brazos de su madre ayer en Ifeja. / M. Á. C.
  • Ochenta empresas, incluso de Francia y Sudáfrica, se citan en la feria de caza y pesca de Jaén. El sector, que mueve 200 millones de euros en la provincia, vive su gran feria, convirtiendo a la provincia en el epicentro nacional de los cazadores

Entrar en Ifeja desde ayer le puede hacer a uno sentirse como Cocodrilo Dundee. Incluso si no le gusta eso de tomar en su mano una escopeta o una caña (de pescar) resulta cuanto menos llamativo y pintoresco y no solo por las grandes cabezas de ciervo, cebra y otras piezas salpicadas por aquí y acullá. Es un espectáculo, una gran oportunidad de negocio y de trenzar redes para docenas de empresas y un paraíso interior para los que sí les gusta eso de cazar y pescar. Y además, no faltan las cañas (de las otras).

Al mediodía de ayer se producía el pistoletazo a un Ibercaza más grande. Y es que el recinto ferial acoge hasta mañana la X edición de la Feria de la Caza y la Pesca de la provincia de Jaén con la previsión de superar las 15.000 visitas alcanzadas en la pasada edición y con 80 empresas de 18 provincias españolas, unas cifras ligeramente superiores a las del último año. «La feria más importante del sector en Andalucía», apuntó en el inicio de esta décima edición el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, colocando a Jaén «como referente de la actividad cinegética y la pesca en nuestro país». Un Ibercaza, pues, de diez.

Y es que no es baladí en suelo jienense: el sector de la caza y la pesca tienen en nuestra provincia mueve más de 200 millones de euros. «Tenemos un gran potencial que es desconocido para muchos y hay que hacer un esfuerzo en darlo a conocer, por todo lo que supone desde el punto de vista de actividad empresarial, turístico y de generación de empleo», apostilló Reyes. La inauguración contó además con la presencia del viceconsejero de Medioambiente y Ordenación del Territorio, José Luis Hernández; el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, y la concejala de Deportes y Turismo, Rosario Morales de Coca, entre otros.

En esta edición, en el que se espera mayor volumen de negocio que en los últimos años, ha aumentado el número de metros, expositores y la variedad de las actividades programadas con el objetivo para consolidar esta feria como una de las principales de España en el ámbito de la caza y la pesca, según se ha destacado de Ferias Jaén. 80 empresas de seis comunidades autónomas y 18 provincias, e incluso de Francia y Sudáfrica, se dan cita en la zona comercial en la que se pueden conocer las últimas novedades del sector cinegético y armero, monterías, complementos de caza y pesca, taxidermia, piel, coches 4w4, o granjas, entre otros.

Además, Ibercaza 2016 ofrece un extenso programa de actividades que incluye prácticas de tiro al plato, olímpico, con arco o virtual; talleres sobre pesca y perros de caza; y exposiciones de taxidermia o trofeos de caza. Entre las novedades de esta décima edición, cabe destacar las actividades relacionadas con perros de caza, el día de la rehala o el concurso de silvestrismo organizado por la Federación Andaluza de Caza.

La feria, como en años anteriores, se presenta con dos zonas, una comercial y una lúdica. En la primera se encuentran firmas relacionadas con los sectores y subsectores del mundo de la caza y la pesca: armerías, organizaciones de caza mayor y menor, complementos de caza y pesca, taxidermia, joyería, piel, federaciones, coches 4x4, rehalas o granjas cinegéticas, entre otras.

Por 600 euros, cazador

Es el caso de Armería Crespo, de Úbeda, que por noveno año asiste a la feria. Javier Orcera es uno de los responsables y en su caso confía en las buenas perspectivas de negocio, «mejores que el año pasado, que ya fueron buenas», recalcando en cualquier caso que la crisis «no se ha cebado con este sector como con otros. Mueve muchos puestos de trabajo y se han mantenido». Visores de visión nocturna, collares de adiestramiento o ropa de toda índole relacionada con el sector. A su vez, recomienda la exhibición de animales y que se den una vuelta para conocer opciones de caza en Sudáfrica o en Argentina, «más económicas de lo que la gente se cree». También se puede adquirir cuchillería de todo tipo, como para sentirse un auténtico Cocodrilo Dundee.