Ideal

Carmen Ortiz anima al sector a trabajar contra la banalización del aceite de oliva y su uso como producto reclamo

Ortiz anima al sector a trabajar contra la banalización del aceite
  • La consejera de Agricultura preside la apertura del Encuentro de Responsables y Maestros de Almazara, a quienes considera una “pieza clave para la calidad”

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, ha animado al sector productor de aceite de oliva a trabajar unido para “evitar la banalización de un alimento extraordinario” que en ocasiones, lamentablemente, protagoniza ofertas agresivas que lo relegan a un producto reclamo. Durante el acto de apertura del X Encuentro de Responsables y Maestros de Almazara, en Jaén, Ortiz ha destacado que estos profesionales son “la primera línea de selección y una pieza clave para la calidad de los aceites”, y ha recalcado que la diferenciación y la mejora de la comercialización son dos aspectos en los que “debemos centrar nuestros esfuerzos”.

Carmen Ortiz ha hecho hincapié en la necesidad de avanzar en la diferenciación del aceite andaluz por su calidad y otras cualidades, como la sostenibilidad; y la importancia de “conseguir que los consumidores las conozcan y las aprecien”. La consejera ha asegurado que para lograr este fin podrían aprovecharse, por ejemplo, las iniciativas de oleoturismo puestas en marcha en Andalucía, “que permiten a los consumidores conocer cómo se elabora el aceite, el esfuerzo que conlleva y cómo diferenciar uno bueno de otro excelente”. En la apertura de este encuentro que organiza la empresa GEA Iberia en colaboración con la Institución Ferial de Jaén (Ifeja) y la Universidad, la titular de Agricultura ha afirmado que las personas que participan en actividades de oleoturismo adquieren otra visión del aceite de oliva, “logran incluso una conexión emocional que se recuerda durante mucho más tiempo”.

La consejera ha afirmado que la apuesta por la internacionalización de las empresas aceiteras de España ha permitido “ganar terreno en comercialización a Italia, nuestro mayor competidor, sobre todo en mercados como Latinoamérica y Asia, donde el aceite español está liderando las ventas”. A modo de ejemplo, ha comentado que el aceite de España tiene hoy una cuota de mercado superior al 70% en China.

Ortiz ha resaltado que el valor de las exportaciones de aceite de oliva entre octubre de 2015 y junio de 2016 ha aumentado un 4,5% respecto a la campaña anterior, hasta superar los 1.700 millones de euros. Ha recordado que Andalucía produce alrededor del 40% del total mundial de aceite de oliva y que la producción jiennense supone la mitad de este volumen nacional. Por tanto, uno de cada cinco litros de aceite de oliva que se consumen en el mundo procede de Jaén, aunque “la mayoría se comercializa con marcas que no recuerdan en nada a su verdadero origen”. La consejera ha reconocido que “afortunadamente, eso está cambiando y estamos en el buen camino”, y ha señalado que la mejora de la comercialización, con marcas diferenciadas, es uno de los principales retos que tiene el sector.

Apoyo de la Junta

Carmen Ortiz ha hecho hincapié en que el olivar es un sector estratégico para el Gobierno andaluz y por ello se han diseñado medidas de apoyo específicas entre las que se encuentra un Plan Director, dotado con 304 millones de euros. Esta planificaicón, que se enmarca en el Programa de Desarrollo Rural de Andalucía, persigue, como ha explicado la consejera, incentivar las inversiones necesarias para contar con “un olivar más competitivo y sostenible”.

En el último año, la Junta ha puesto a disposición del sector más de 190 millones de euro en subvenciones destinadas al olivar, un montante que comprende ayudas agroambientales y al olivar ecológico (más de 166 millones de euros para el período de compromiso de cinco años); incentivos para la creación y funcionamiento de Grupos Operativos de Innovación (2,15 millones de euros para iniciativas relacionadas con el olivar); y subvenciones dirigidas a la modernización de explotaciones de este sector (10,2 millones de euros) y la mejora de la transformación y la comercialización de productos derivados del olivar (11,1 millones de euros).