Ideal

Investigan si dos hermanos se inventaron un secuestro en Jaén

  • Hubo ocho detenidos tras denunciar en Comisaría que habían retenido a uno de ellos para pedir un rescate de 2.500 euros

El magistrado Fernando Moral, de Instrucción 1 de Jaén, ha ordenado que se deduzca testimonio de la denuncia y las declaraciones en sede policial y judicial de dos hermanos, que en el mes de abril pasado dijeron haber sido víctimas de un secuestro, lo que provocó la detención y procesamiento de ocho personas. En un auto, el magistrado pide que se investigue si los hermanos pudieron haber incurrido en un delito de falso testimonio.

Al mismo tiempo, archiva la causa contra los ocho implicados al encontrar que de las diligencias practicadas no se puede deducir la existencia de indicios como para acusar a ninguno de ellos.

La Policía registró una denuncia por secuestro el 11 de abril. El denunciante era uno de los hermanos, que decía que unos tipos se habían llevado a su gemelo y a un conocido y los tenían retenidos en una casa de Antonio Díaz hasta que pagase un rescate. En pocas horas los supuestos secuestrados estaban liberados y los supuestos secuestradores detenidos.

Los pusieron a disposición judicial en Instrucción 2. El magistrado Antonio Valdivia encontró inconsistencias en la versión de las víctimas. En los interrogatorios indagó sobre si hubo fuerza sobre ellos, sobre si durante el secuestro se le permitió llevar encima su teléfono móvil, si todos consumieron juntos sustancias estupefacientes, si se pasearon por Jaén en una furgoneta ... y si fueron a cenar a una conocida hamburguesería en un centro comercial, tal y como indicaron algunos de los implicados. Finalmente los dejó a todos en libertad con cargos y se inhibió en favor de Instrucción 1, en cuya guardia ocurrieron los hechos.

Extorsión

Según la versión dada por los denunciantes a la Policía, en febrero ambos hermanos habían vendido una finca por la que recibieron una alta cantidad de dinero. Desde entonces, presuntamente, estaban siendo extorsionados por varios individuos que bajo amenazas de muerte y «sin que existiera deuda alguna» les estaban obligando a entregar importantes cantidades de dinero a lo que «las víctimas accedían embargados por el miedo», según una nota policial.

Según los denunciantes, la primera vez que uno de los hermanos entregó una cantidad de dinero fue cuando se encontraba en Torredonjimeno. Lo cogieron por el cuello amenazándolo con propinarle una paliza. Le registraron «sustrayéndole 350 euros que en ese momento portaba, pero no denunció este hecho por el miedo que tenía, y llegó a entregarles en metálico hasta 4.000 euros». Luego aseguró que le sacaron 1.000 euros más.

Al mismo tiempo, continuaba la nota de la Policía, su hermano estaba padeciendo el mismo tipo de extorsión y entregó más de 6.000 euros.

Denunciaron que se escondieron en un hotel de Jaén capital para escapar. Sin embargo fueron detectados. Uno de los hermanos, que se encontraba paseando con un amigo, fue abordado por cuatro individuos que lo introdujeron en una furgoneta de color azul llevándole hacia un domicilio. Una vez secuestrado, aseguró, le exigieron el pago de 2.500 euros bajo la amenaza de muerte.