Ideal

El Ayuntamiento diseña un dispositivo de control y regulación del tráfico para el entorno de los colegios

  • Jaén capital cuenta con 20 colegios públicos y once colegios concertados de Educación Infantil y Primaria

El Ayuntamiento de Jaén ha diseñado, como en años anteriores, un dispositivo de control y regulación del tráfico rodado y peatonal en las franjas horarias de entrada y salida de alumnos de los centros educativos con vistas al nuevo curso escolar que arranca este lunes.

Según ha informado el Consistorio en una nota de prensa, Jaén capital cuenta con 20 colegios públicos y once colegios concertados de Educación Infantil y Primaria, así como once Institutos de Enseñanza Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional que acogen a algo más de 15.000 alumnos.

Este dispositivo incidirá especialmente sobre 27 centros educativos de distintos niveles de enseñanza no universitaria, que se han seleccionado desde la Jefatura de Policía Local en función de la edad de los alumnos, ubicación de los centros y peligrosidad de las vías perimetrales que le dan acceso a los mismos.

El concejal de Movilidad Urbana, Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, Juan Carlos Ruiz, ha manifestado, que este dispositivo de seguridad llegará de forma regular a los 27 colegios seleccionados, "aunque los que no han sido incluidos en el listado prevalente de control y regulación del tráfico elaborado por la Policía Local, recibirán igualmente servicios esporádicos de protección en función de la disponibilidad de agentes que se tenga en cada momento".

En este dispositivo de protección y seguridad vial participarán durante cada día lectivo y con la necesaria antelación a las franjas horarias de entrada y salida de los alumnos en sus respectivos colegios, 55 agentes de la Policía Local pertenecientes a las unidades de Tráfico y Seguridad Ciudadana, Patrulla Verde, Policía de Barrio, así como agentes con puestos de trabajo en la unidad administrativa.

Además, Ruiz ha señalado que la finalidad esencial de este dispositivo, "que año tras año viene impulsado por el equipo de gobierno municipal, tiene como misión esencial garantizar la protección y seguridad vial de los escolares en los entornos de sus respectivos colegios, vigilando y regulando el tráfico en los pasos de peatones inmediatos, así como ordenando el estacionamiento y parada de vehículos de los padres y de los autobuses de transporte escolares para evitar posibles situaciones de riesgo".

Por último, la Policía de Barrio, incluyendo agentes vestidos de paisano, ejercerán la función de vigilancia de los perímetros de los colegios e institutos y en otros lugares de incidencia para evitar el absentismo escolar de menores de edad que han de cursar niveles de enseñanza obligatoria, como así evitar posibles "trapicheos" de drogas o estupefacientes y el consumo de bebidas alcohólicas.