Ideal

Todas las partes acuerdan aplazar un mes la decisión sobre el futuro de la Cámara

Participantes en la reunión celebrada ayer en la sede del Consejo andaluz de Cámaras de Comercio, en Sevilla.
Participantes en la reunión celebrada ayer en la sede del Consejo andaluz de Cámaras de Comercio, en Sevilla. / IDEAL
  • La reunión de ayer en Sevilla concluyó con el compromiso generalizado de buscar alternativas para evitar su cierre definitivo

Un mes para poner sobre la mesa posibles soluciones que alivien la ruinosa situación económica en la que se encuentra la Cámara de Comercio y tratar de evitar así su cierre definitivo. Esa es la principal conclusión que salió de la reunión celebrada ayer en Sevilla, en la sede del consejo andaluz de Cámaras de Comercio, en la que participaron todas las partes implicadas.

Concretamente la reunión congregó a los presidentes del Consejo y de la Cámara de Comercio de Jaén, Antonio Ponce y Manuel Barrionuevo, respectivamente; la subdirectora de la Dirección General de Comercio, María José López; el delegado Territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio de la Torre; el teniente de alcalde, Miguel Contreras, y el director del Área de Economía y Hacienda de la Diputación de Jaén, Ildefonso Carmona.

También estuvieron presentes la secretaria general del Consejo, Estrella Freire, la gerente de la Cámara jienense, Antonia Peral y Francisco Gutiérrez, miembro del Pleno de la institución

Durante el encuentro, que duró varias horas, el actual presidente de la Cámara dio explicaciones «exhaustivas» de las cuentas de la entidad. «Esa era nuestra cuenta pendiente y me siento satisfecho porque hemos explicado con todo detalle los gastos que se han hecho y las deudas que existen, además de los planes de viabilidad que manejábamos y que no se han podido cumplir», explicó Barrionuevo.

Uno de esos planes contemplaba pedir préstamo aportando como aval el edificio del Vivero de Empresas, pero éste se encuentra situado sobre suelo de titularidad municipal y de uso dotacional, por lo que, el teniente de alcalde, Miguel Contreras, volvió a explicar ayer en la reunión que no es legal su cesión a la Cámara para un fin lucrativo.

A pesar de esto, «todas las partes coincidieron en la necesidad de encontrar alternativas que eviten el delicado desenlace al que parece estar abocada por su difícil situación financiera. Para ello, desde el Consejo se seguirá haciendo un seguimiento exhaustivo y se promoverán encuentros con las partes en los que se perfilen nuevas fórmulas de futuro, partiendo siempre de la premisa de que la Cámara de Comercio de Jaén, una de las más antiguas de España, tiene que permanecer abierta y seguir prestando servicios a las empresas», afirmaron desde el consejo andaluz.

Dentro de un mes se celebrará una nueva reunión y se verán las alternativas posibles, sobre las que, de momento, ninguna de las partes quiere hablar, aunque Barrionuevo no descarta que la solución pueda estar en desbloquear la apertura del edificio Impulsa, situado entre el Bulevar y el polígono de Los Olivares, que cuenta con 1.900 metros cuadrados de espacio, y que permitiría a la Cámara tener otro activo con el que jugar.

«Solos no podemos»

«Lo que ha quedado claro es que la junta directiva no puede salvar sola a la Cámara, que necesitamos apoyo y todos se han comprometido a ayudarnos», explicó Barrionuevo.

«Al margen del futuro que aguarde a esta Cámara, todas las administraciones presentes en el encuentro, destacaron el ingente trabajo desplegado por el actual equipo gestor, encabezado por su presidente, Manuel Barrionuevo, que está luchando con denuedo para resolver una situación heredada», explicaron desde el consejo andaluz, que insistieron en «la labor desinteresada y las continuas gestiones desarrolladas desde que tomó las riendas de la institución hace dos años, en un intento de sacar a esta Cámara de Comercio de la complicada situación económica en la que se encuentra sumida».