Ideal

Campaña contra el abandono de los lugares emblemáticos de la capital

  • Bajo en título 'No puedo verlo, no quiero verlo' consistirá en organizar visitas, a instancia de las diferentes asociaciones que integran OCO, a los espacios que o no pueden ser disfrutados por la ciudadanía

La Federación de Asociaciones de Vecinos Objetivos Comunes (OCO) ha puesto en marcha una campaña con la que pretende denunciar públicamente el cierre o abandono que sufren "lugares emblemáticos" de la capital.

Bajo en título 'No puedo verlo, no quiero verlo' consistirá en organizar visitas, a instancia de las diferentes asociaciones que integran OCO, a los espacios que o no pueden ser disfrutados por la ciudadanía por estar cerrados y/o abandonados o se encuentran en un estado lamentable por la falta de conservación o mantenimiento.

Cuando la visita se realice a enclaves cerrados al público y que sean considerados como parte del patrimonio cultural de la ciudad, el lema del acto será 'No puedo verlo', mientras que cuando la falta de conservación, mantenimiento o seguridad haga a un lugar merecedor de una denuncia pública, el lema será 'No quiero verlo'.

Para ello, tanto los miembros de la junta directiva de la asociación vecinal de referencia, como los miembros de OCO así como los colectivos y ciudadanos que quieran unirse a esta campaña, llevarán simbólicamente unos antifaces negros como "muestra, en unos casos, de la imposibilidad de ver el lugar visitado y, en otros, de la impotencia que produce la visión del estado" en que se hallan.

El primer acto de esta iniciativa está previsto este miércoles a partir de las 19,00 horas a las puertas del Raudal de la Magdalena con el lema 'No puedo verlo'. Con ello, se pondrá de relieve que la Asociación de Vecinos La Magdalena viene continuamente denunciando desde hace años "el cierre de un emblemático lugar en pleno corazón del casco histórico" de la ciudad.

Sin embargo, según ha lamentado OCO, en este tiempo no se ha trabajado para solucionar aquellos problemas que originaron su cierre al público después, además, de que en este espacio se hubiera realizado una importante inversión económica.