Ideal

Todos los hospitales públicos de Jaén inscriben ya a los recién nacidos en el Registro Civil

Todos los hospitales públicos de Jaén inscriben ya a los recién nacidos en el Registro Civil
  • Así cumplen con la reforma del Gobierno central, puesta en marcha de forma progresiva desde octubre del año pasado, y que evita las esperas a los padres

El 15 de octubre del año pasado se abría para los padres la posibilidad de que sus hijos recién nacidos fueran inscritos en el Registro Civil, sin necesidad de tener que salir del hospital y, por tanto, de espera y hacer cola en la Administración. La nueva medida, fruto de la modernización de la Ley de Justicia, contemplaba que fueran los hospitales quienes realizaran ese proceso, tras el nacimiento de los niños. La reforma se planteó para su implantación progresiva. Los primeros días echó a andar en 24 hospitales de toda la red sanitaria pública de España. En el caso de Andalucía, Huelva fue la pionera con su implantación en el centro Juan Ramón Jiménez.

Pues bien, pasado casi un año desde la entrada en vigor de esta medida, todos los hospitales públicos de la provincia de Jaén ofrecen ya esta posibilidad a los padres. El primero en ofrecerlo fue el hospital San Juan de la Cruz de Úbeda y poco a poco se ha ido implantando en todos los centros hospitalarios.

Plazos

El propio personal sanitario de los centros es el encargado de identificar a los bebés y comprobar su filiación materna en un plazo máxima de 72 horas después del nacimiento y antes de que tanto el menor como la madre sean dados de alta.

Una vez practicada la inscripción por el Registro Civil, se envía a los padres una certificación literal de nacimiento por vía telemática con la que podrán efectuar los trámites administrativos que precisen ante otras administraciones públicas. La nueva normativa al respecto ya no exige actualizar el Libro de Familia, que el próximo año 2017 está previsto que dejen de expedirse como documento físico. Todo esto, como ya se ha dicho, ahorra los desplazamientos a los padres, y las colas con las que suelen encontrarse.

Aún así, hay casos en los que el hospital no aplicará este servicio, concretamente cuando exista litigio de paternidad, o cuando uno de los progenitores sea menor de edad o tenga una discapacidad síquica reconocida. Tampoco en los nacimientos de hijos no matrimoniales en el caso de ausencia, fallecimiento o incapacidad de alguno de los padres o que éstos sean extranjeros de distinta nacionalidad o hayan renunciado a su bebé.

Entre las mejoras que supone esta iniciativa están las medidas concretas, por ejemplo, las medidas biométricas, médicas y analíticas que se desarrollarán reglamentariamente y que permitirán asegurar el hecho del nacimiento y la determinación de la filiación materna, poniendo fin a cualquier posibilidad de que sucedan en el futuro situaciones como las de los bebés robados, o la obligación de que el formulario esté acompañado del parte facultativo acreditativo del nacimiento.

En resumen, se libera a los progenitores de la obligación de desplazarse físicamente a la oficina del registro, se refuerzan los medios probatorios de la filiación y en cuanto a las defunciones también se comunicarán electrónicamente, garantizando la adopción de las cautelas necesarias por si dicha defunción se hubiese producido en alguna de las circunstancias que requeriría intervención judicial.